"Van a decir este mugriento agarró hábitos ecuatorianos". La frase pronunciada por el embajador argentino en ese país sentenció su futuro.

Luis Juez fue finalmente desplazado ayer de su cargo en Ecuador, y pasaría a revistar en las filas del ministro de Defensa Oscar Aguad, su coterráneo cordobés.

La polémica declaración del ex legislador nacional devenido en diplomático generó airados reclamos del gobierno de Lenin Moreno, el presidente de Ecuador, que en dos oportunidades envió cartas a la Cancillería argentina para exigir su salida del cargo.

Este miércoles se confirmó que el pedido de remoción fue aceptado, aunque no trascendió por el momento quién ocupará ese lugar. "Valoramos mucho su trabajo, fue excelente para acercar las relaciones de ambos países durante la transición que vive Ecuador desde la salida de Correa con el nuevo gobierno", señalaron desde la Cancillería a Crónica.