Por Luis Mendoza 
lmendoza@cronica.com.ar 

Después de la inauguración del período 136 de sesiones ordinarias del Congreso, la semana que viene se pondrán en marcha los mecanismos para arrancar con los debates fuertes del año legislativo, como el que apunta a despenalizar el aborto. Ese será uno de los temas de la "agenda social" que busca imponer el oficialismo durante el año parlamentario, que se iniciará el próximo jueves, con el mensaje del presidente Mauricio Macri a la Asamblea Legislativa.

Los que tendrán contenido político de alto voltaje serán los tres proyectos de ley que presentaron los jefes parlamentarios del interbloque Cambiemos en Diputados para sustituir el mega Decreto de Necesidad y Urgencia 27/2018 para desburocratizar el Estado y simplificar trámites.

El debate legislativo sobre las iniciativas que contienen los 22 capítulos del mega DNU -vigente mientras no sea rechazado por ambas Cámaras del Congreso- llevará tiempo y seguramente polémicas y modificaciones. Por lo pronto, deberán constituirse primero las comisiones involucradas para el tratamiento de esos proyectos.

El oficialismo buscará conducir y controlar esos cuerpos legislativos para obtener dictámenes favorables a sus proyectos, pero, según voceros de Cambiemos, seguramente habrá negociaciones y modificaciones propuestas por las bancadas del justicialismo de Argentina Federal y también de algunos diputados del Frente Renovador de buen diálogo con el gobierno, como es el caso de Marco Lavagna.

Desde la oposición, el bloque del Frente para la Victoria en Diputados anticipó que impulsará una sesión especial para derogar el DNU 27/2018, invitando a sumarse a otras bancadas que hicieron conocer su rechazo al megadecreto, incluso con presentaciones ante la Justicia para que lo declare "inconstitucional", como lo hizo el Frente Renovador, argumentando que no puede derogar o modificar leyes.

Sin embargo, la presentación de los tres proyectos que hizo el oficialismo podría otorgar espacio para abrir la discusión con los interbloques de Argentina Federal de Diputados y el Senado, pero sin derogar el decreto de la polémica.

Aborto

El otro tema, incluido en la "agenda social" del oficialismo, será el que aborde la despenalización del aborto, pero con un debate amplio y sin apresuramientos o urgencias como proponen los que buscan tratar el proyecto en una sesión especial el 8 de marzo, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer.

"Este es un tema que cruza de manera transversal a todas las fuerzas políticas, no se trata de ver quién primerea a quién. Es una problemática que debe abordarse con seriedad, no a las patadas", advirtió el presidente del interbloque oficialista de Diputados, Mario Negri.

Desafuero

El otro tema candente será el tratamiento en la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, del pedido de desafuero que formuló el juez Claudio Bonadio para Cristina Fernández de Kirchner, por el presunto encubrimiento de los autores del atentado a la AMIA.

Ese cuerpo legislativo todavía debe constituirse y, según trascendió en la Cámara Alta, después de negociaciones encaradas por el jefe del bloque Argentina Federal, Miguel Pichetto, con el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, sería presidido por un legislador justicialista.

Preocupa la seguridad

Como ocurriera el año anterior, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, dispuso el asueto administrativo con el fin de "preservar la seguridad" para la Asamblea Legislativa. A través de una resolución de la Secretaría Administrativa de la Cámara Baja, se explicó que para el jueves próximo "resulta conveniente restringir el acceso al personal no afectado directamente a la realización de la citada Asamblea".