El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que "la intención nuestra es que haya debate, que se pueda ir a fondo, que se puedan respetar las distintas posiciones, es dejar trabajar al Congreso tranquilo". Además, afirmó que el Gobierno apuesta "a que se pueda construir un consenso positivo, sea cual sea la postura".

Consultado sobre un eventual veto en caso de que el proyecto fuera aprobado, el jefe de Gabinete contestó: "Hoy no se analiza eso, en gran parte porque ni subiera hubo debate ni sabemos qué proyecto va a estar por encima de los demás, si hay consenso o no hay consenso".

"La intención nuestra es que haya debate, que se pueda ir a fondo, que se pueda respetar las distintas posiciones, es dejar trabajar al Congreso tranquilo. Apostar a que se pueda construir un consenso positivo, sea cual sea la postura", sostuvo. "No parecería muy natural que haya debate y después rechazar ese debate", sentenció en conversación con Radio La Red.

Dejando en claro su rechazo a la despenalización del aborto, al señaló que “después de haber escuchado el corazón” de sus hijos en la primera ecografía, le “cuesta pensar que eso no es una vida”.

"Después de haber escuchado el corazón de mis hijos en la primera ecografía, me cuesta mucho el análisis de pensar que eso no es una vida que está en gestación”, afirmó Peña. Y agregó: “Desde ese lugar, me parece que hay que analizar todas las demás alternativas para prevenir embarazos no deseados, para cuidar las mujeres en esas circunstancias”.

El ministro coordinador afirmó que “es un tema super complejo” para el análisis. “No soy de la idea de blanco o negro, empobrece el debate”, definió.