Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

El Congreso cambiará a partir del 10 de diciembre, con el ingreso de los legisladores que resultaron electos en los comicios de medio término, siendo la novedad más significativa el desembarco de Cristina Fernández de Kirchner en el Senado.

Está claro que Miguel Pichetto encarará un grupo de peronistas separado del de la ex Presidenta, quien por su parte intentará nuclear una oposición frontal y dura al gobierno, aunque con muchos menos legisladores propios.

De movida, el próximo miércoles, cuando asuma, Cristina pidió formalmente que no haya un grupo de militantes que vaya a hacerle el aguante, aunque también auspició que sus seguidores adhieran a la marcha que harán al Parlamento un grupo encabezado por los Moyano, los bancarios, y la CTA de Hugo Yasky, entre otros. Son las alianzas sindicales que CFK montó para intentar encarnar una oposición sin tregua a Mauricio Macri desde el Congreso, y que esto sea un trampolín para que su sector represente una candidatura presidencial en 2019.

El gobierno se confundiría, sin embargo, si piensa que Pichetto tenderá una alfombra roja sin chistar a todos sus proyectos. El rionegrino no será tan duro como Cristina en sus declaraciones contra Macri, pero también pretende generar desde el Congreso un nuevo peronismo, y no quiere quedar "pegado" al macrismo en la percepción de la sociedad rumbo a las presidenciales de dentro de dos años.

Varios proyectos

Ya está claro que la reforma laboral será tratada con la nueva conformación del Parlamento, y que si bien llega con el aval de la CGT, el gobierno aún no sabe quién prestará sus votos en carácter de aliado para poder aprobar la iniciativa. Sí descuenta que habrá una oposición firme del kirchnerismo, que denunciará ajuste y flexibilización.

Cambiemos, sin embargo, está tranquilo porque en las sesiones extraordinarias ya contará en Diputados con 108 legisladores, lejos de tener quórum pero habiendo incrementado 22 diputados propios, según surge de lo votado en octubre pasado.

Las extraordinarias también tendrán como punto fuerte del debate el paquete de leyes económicas que vienen negociadas por el gobierno y los gobernadores, que implican compromisos de las provincias para ajustar sus gastos a cambio de recibir obras y fondos frescos.

Otra ley fundamental que intentará aprobar el gobierno con la nueva composición legislativa es el Presupuesto 2018, la llamada ley de leyes, en medio de un debate acerca de si es necesario incrementar las partidas para la modernización de las Fuerzas Armadas, en medio del debate por el submarino ARA "San Juan".

Al respecto, los sectores parlamentarios cercanos a Cristina apretarán el acelerador para que el ministro de Defensa sea citado e interpelado.

Son todos proyectos calientes y donde abundarán los debates subidos de tono.