Por Roberto Di Sandro
El Decano 70 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Termina un año muy complicado. Los problemas se suscitan en el ámbito económico y social. Si lo marcamos como un “clima caliente”, no nos equivocamos.

Además de las temperaturas sofocantes que llegan casi a los 40 grados, se suman los aumentos de casi todos los servicios, pero no de salarios. La inflación sigue, aun cuando tratan de pararla. Prometieron que este año iba a ser del 12 por ciento, ahora será del 15 y entonces los golpes al bolsillo se hacen cada vez mayores.

Ya se impactó en pleno rostro a los jubilados. Ahora se incluye a sectores activos con incrementos de tarifas impresionantes. Luz, gas, agua, impuestos, transportes. En tanto, los salarios no deben pasar de un límite del 16 por ciento y, para colmo, se agrega otra alza: la de las prepagas.

En febrero ya llegará la boleta de pago con un 4 por ciento más. Durante el año que termina superó el 30 por ciento. Un castigo tras otro. Pero, claro, dentro del contexto gubernamental afirman que “el año que viene al país le ira mejor y crecerá”.

Hacen esfuerzos sin duda, pero parece que las cosas no salen. El titular del Banco Central, Adolfo Sturzenegger, habla de tasas y diferentes alternativas. Desde el gobierno, un sector de figuras económicas dice lo contrario. En la conferencia de prensa se notaron marcadas diferencias en los rostros. Mientras, el presidente Mauricio Macri está vacacionando en Villa La Angostura junto a su esposa y su hija Antonia

Comentan que vuelve el martes. Es difícil tener una información concreta. Hay algunas llamadas telefónicas, muy pocas, como así también reducidas visitas para encuentros no visibles. Sin embargo, en pocos días inaugurará una relevante planta en Trelew. Habla y todo. Será el primer discurso presidencial de 2018.

Habla con todos

Recurrimos a nuestras fuentes. Dicen que a su regreso Macri tendrá una agenda amplia. Antes de viajar a Rusia podría dialogar con varios sectores, en la Rosada o en Olivos. Están marcadas las visitas, no los días ni las horas. Figuran empresarios, CGT y personalidades de diferentes sectores. “Quiere hablar con todos para establecer un camino futuro”, comentan a nuestro lado.

La CGT ya pidió varias veces un contacto. No se hizo. Quizás individualmente, pero quieren “en grupo”. Hay un tema difícil: la reforma laboral. Y para los salarios no quieren techo. Más ahora que la inflación no para.

Rusia, Davos y algo más
El 21 de enero el Presidente se va a Rusia. Buscará acuerdos comerciales. Pero también quiere ver cómo se hará el Campeonato Mundial de Fútbol.

Lo invitó Vladimir Putin, quien incluso le dijo que si Argentina llega a la final, vuelva a las estepas para apasionarse más. Después Macri irá a la cumbre económica en Davos. Allí iba a terminar su ciclo de visitas. Parece que no. Tiene pensado ir a Francia a tratar la adquisición de aviones para el reequipamiento de las Fuerzas Armadas. También podría ir a Alemania para que sigan brotando los acuerdos comerciales, pero también para acercarse a la fábrica donde se construyó el submarino desaparecido ARA “San Juan”. Un agregado. Antes de volver, pasa por Brasil. Quiere hablar con su par, Michel Temer.

Breves y sabrosas

Fin de año. Pildoritas y grageas de todos los colores.
1) A no hacerse el vivo en la ruta. Nada de bebida y nada de velocidad. Conducir con normalidad. Si no, aparece la Agencia Nacional de Seguridad, que controlará todos los movimientos. Hace algún tiempo, todos los expertos saludaron al Presidente. “Usted también vaya despacio”, le dijeron mientras brindaban con agua.
2) “No vamo’ a trabajar. No vamo’ a trabajar...” El gran éxito de Rodolfo Zapata. Gran artista y amigo de “Crónica” y de la Sala de Periodistas. Nos mandó un mensaje de salutación. Don Rodolfo es el abuelo de una joven luminaria de la co-conducción de “Siempre noticias”. Su nombre, Amira. Tiene un gran porvenir profesional.
3) Miradas. Marcos Peña, Federico Sturzenegger, Nicolás Dujovne y Luis Caputo dieron una conferencia de prensa donde se vio la incomodidad de algunos -Sturzenegger y Caputo- y dejó un saldo poco positivo para la opinión pública. Esas miradas también se centralizaron en Jorge Grecco, el secretario de Medios que a veces se enoja por críticas al gobierno. Hay que dar las que son positivas y las que no. La objetividad vale.

Eran otros tiempos

Eduardo Campilongo, nuestro colega de la Rosada, repetía el otro día: “Eran otros tiempos”. Se refería a la amistad, la solidaridad y a otros valores que se están perdiendo. Por allí apareció una anécdota de Juan Domingo Perón. En la tercera presidencia escuchó a un eximio organista que supo captar la admiración de un gran público. Era el ya desaparecido Walter. Muchos mandatarios lo escucharon.

En aquella oportunidad Perón le preguntó a Walter: “¿Tiene su órgano propio?”. El gran músico le contestó: “Su precio no está a mi alcance”. Días más tarde, la gran sorpresa: le llegó el regalo a su casa que le enviaba el tres veces presidente. Allí se escuchó muchas veces la música de Astor Piazzolla, Mariano Mores, Aníbal Troilo y de otros grandes de la canción ciudadana.

Su hijo recordaba el momento y, justo a través de “Crónica” -”que veo y leo siempre”, acotaba- hizo un pedido de ayuda por problemas de salud. Lo registramos para dar una mano. Como siempre, una final: la reserva es total, pero “Crónica” escuchó: “No le gustó nada”. Se trata de un llamado de Macri a Luis Etchevehere, ministro de Agroindustria.

Éste solicitó 500.000 pesos como indemnización para desligarse de la Sociedad Rural, donde fue titular. La actitud no cayó bien y de allí que tanto el jefe de Estado como otros sectores se quedaron sorprendidos. Uno está en todo, ¿vio? Hasta el domingo que viene. A pesar de todos los problemas, levantamos la copa con esperanzas para el futuro. Felicidades.