Por Roberto Di Sandro
El Decano de la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar


Días agitados, sin duda, los que se viven a fin de año. En cada copa que ofrece en la Rosada o en Olivos el Presidente se refiere a esos episodios. Ahora la cosa se redujo tras la aprobación de la ley previsional. Dejó huellas. Muchos heridos y caras de bronca. Hasta el propio mandatario se sorprendió y se indignó con varios gobernadores peronistas que primero aceptaron la aprobación de la iniciativa y luego se dieron vuelta. "Conmigo dicen que sí; en público, todo lo contrario", repite a cada instante. De cualquier manera, encontró el quórum que puso en vigencia una propuesta bastante complicada. Faltan muchos proyectos más que aprobar y cuyo contenido no benefician a los que menos tienen. Por ejemplo, las tarifas de varios servicios públicos. "Algunos aumentos todavía no alcanzan", repiten en voz baja en el círculo oficial. Se oyen rechazos a esas posiciones. De allí que ahora Mauricio Macri determinó que a su regreso de las vacaciones hará una amplia convocatoria de diálogo con todos los sectores para buscar coincidencias.

El Presidente pasará esta noche en Olivos recibiendo junto a su familia la Nochebuena y Navidad. Después, en gobierno tiene varias audiencias que también pueden trasladarse a Olivos. El domingo que viene ya estará en Villa La Angostura -donde permanecerá varios días de descanso. El resto de enero incluye una agenda de viajes al exterior. En los siguientes espacios iremos describiendo, cuáles son, si no hay cambios, actitud a la que es muy proclive el jefe de Estado. Hay mucho interés en que se formalice una entrevista del Presidente con empresarios y la CGT. Esta última le pidió muchas veces verlo pero, por lo menos visible, no se registró ninguna.

Rusia lo espera

La agenda está marcada. Si la cambia, no es culpa de los registros que hacemos. El Presidente viaja en enero a Rusia. Invitado oportunamente por el mandatario ruso, Vladimir Putin va a buscar un comercio amplio pero también a visitar las obras del campeonato mundial que se jugará el año próximo. Allí mismo, tras negociaciones arduas para que vengan inversiones a la Argentina, el jefe máximo del país de las estepas lo invitará a volver para la culminación del campeonato mundial en caso de que Argentina se clasifique. Después Macri sigue viaje a Davos, Suiza.

Brindis y charla

Estos encuentros de fin de año, el gran brindis por un futuro venturoso, tienen contenidos interesantes para conocer opiniones, por lo menos indicadores de que se piensa en el camino a desandar. Un contacto con el mandatario, después de las felicidades, se convierte en una "petite" conferencia de prensa. No está prevista, pero, a pesar de que al principio se retacea un poco, después se admite y alguna consulta se concreta. No hay que abusarse, claro, pero vale intentarlo.

El otro día en la "penúltima", -nunca decir "última"- con Macri se habló con alguien que tiene gran preferencia de dialogar con la prensa: José Torello, asesor presidencial y con el cual se puede conversar e intercambiar opiniones. Tanto es así que el Presidente, cuando ingresó para saludar, lo llamó y lo invitó a que hablara él con la prensa, en medio de un clima agradable. También se pudo conversar con Jorge Grecco, Carlos Callegari, Iván Pavlovski, Fernando de Andreis, Fulvio Pompeo y, lógicamente, Marcos Peña. Aceptan, hay que destacarlo. Alguien acotó: "Ojalá esto podría hacerse todos los días". No abuse, viejo, no sea tan ansioso.

Breves y sabrosas

Mucha data en estos últimos días. Este clásico bloque lo agradece. Se mezcla todo. Ánimos, buenos y malos; gestos sinceros y otros no. Todo vale. Lean: una glotonería de Macri: comerse todas las garrapiñadas de chocolate que estaban en la mesa. Fue en la copa de despedida del año con los periodistas. "Esto a mí me gusta", balbuceó mientras varias eran digeridas con fruición. Claro que después hubo un dejo de indignación, pero con mayor intensidad, hacia gobernadores peronistas que primero dicen "sí, cuando están conmigo y, tras cartón en público, dicen todo lo contrario o hacen todo lo contrario". Sin embargo, tiene varios "anotados" para la próxima semana.

Así es la política. Un libro flamante que se llama "Secretos de la Rosada". Lo escribió nuestra colega Liliana Franco. Data del primer momento en que entra a Gobierno -en el final de Fernando de la Rúa- hasta ahora. Muy bien descripto, porque preguntó a los "jovatos" temas de otros presidentes y luego directamente a los que ella vio. Hace un panorama bien detallado de lo ocurrido en los años K, donde recalca la falta "absoluta de información para los cronistas acreditados". Vale la pena leerlo.

Palabra cumplida: en la copa de fin de año el Presidente firmó el pergamino de homenaje a este escriba al cumplir 70 años en la Casa Rosada. No había estado en el momento en que se hizo el acto el 29 de octubre y prometió hacerlo después. Lo cumplió cuando Gonzalves Borrega, nuestro colaborador, se lo llevó a la firma. Se sumó a todos los cronistas acreditados como así a la rúbrica que dejó la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Misioneros de la Paz, así se llama esa entidad que nuclea a todos aquellos que buscan calma, fe y esperanza en la paz del mundo. Crónica, a través de este escriba, fue declarado integrante. Momento de emoción junto a una bella voz como la de Maquena y a sentidos conceptos del presidente Alejandro D’Alessandro y del joven César Guillermo Romero, coordinador.

Trump dijo "sí" 

Se anunció que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, repuso el beneficio para que Argentina exporte a ese país. Productos de economías regionales podrán ingresar a suelo yanqui con arancel cero. El mandatario norteamericano, según se informó, firmó la medida luego de dos años de intensas negociaciones. Pero lo que Crónica tiene es algo más: llegó a nuestros oídos una información: Macri y Trump hablaron por teléfono y allí el jefe de Estado argentino le agradeció la decisión que -por otra parte supimos- "no debió cancelarse nunca". Primicia exclusiva.

Desde estas páginas domingueras saludamos a todos nuestros lectores y a los que no son, deseándoles una hermosa y feliz Nochebuena y una Navidad llena de amor y afecto sinceros. Como siempre: hasta el domingo y dos días antes en Crónica TV a las 20.30. A mis compañeros de Crónica UN GRAN ABRAZO, con mayúsculas.