La ministra Carolina Stanley recibió ayer a los referentes de las organizaciones sociales.

Por Luciano Bugner 
lbugner@cronica.com.ar 

El diálogo al que apuesta el gobierno sigue dando sus frutos. Primero fue la reunión que encabezó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con la CGT el pasado lunes. En aquel encuentro se redujeron las posibilidades de un paro general convocado por la central obrera. Y ayer fue el turno de Carolina Stanley.

La titular de Desarrollo Social recibió los movimientos sociales, quienes frenaron una jornada de protesta por el llamado del Ejecutivo. “La reunión fue positiva”, coincidieron de ambas partes. Así, Cambiemos logra tener bajo control la calle, pieza fundamental en épocas electorales. Fueron seis días en los cuales el gobierno nacional cambió completamente su discurso.

El viernes de la semana pasada, en un encuentro con CTEP, Barrios de Pie y la CCC, el triunvirato conformado por Triaca, Stanley y Mario Quintana fue claro: no se va a seguir con la ejecución presupuestaria destinada a Emergencia Social. La respuesta de los piqueteros no tardó en llegar. Tras una asamblea decidieron realizar, a lo largo de septiembre, una serie de jornadas de protestas que tenían su fecha de inicio el pasado jueves, cuando iban a ir a las grandes cadenas de supermercados para pedir donaciones de alimentos. La misma se suspendió.

Para el próximo jueves estaban previstos cortes de rutas y avenidas a lo largo de todo el país. Camino a suspenderse. Lo único firme, por el momento, es una marcha con olla popular frente Congreso por el Día del Jubilado. “Hubo un avance porque el gobierno revisó el planteo inicial de no implementar la ley. Eso iba a derivar en un escenario conflictivo importante”, le dijo a Crónica Daniel Menéndez, de Barrios de Pie.

Para el referente piquetero, “no había margen de que se recorte la inversión social. Ellos decidieron privilegiar que no se rompa el diálogo y van a implementar el presupuesto de manera plena. En principio nos lleva tranquilidad”. Esteban Castro (CTEP) también estuvo ayer en el Ministerio de Desarrollo Social. “Se revisaron las cosas y se avanzó. Se dieron cuenta de que hay una ley que respetar”, señaló.

Por su parte, la ministra Stanley señaló que en el encuentro “se pudo encauzar el diálogo con un compromiso firme y fuerte del gobierno de hacer toda la inversión y todo lo que está comprometido en la ley de emergencia social”, y dijo que hay que “reconocer a las organizaciones en su voluntad de diálogo y de poder trabajar en conjunto por quienes más nos necesitan”.

Discusión: la comida

Castro contó que además habló sobre la ley de protección de los pueblos originarios, ya que “necesitamos que se prorrogue” y se avanzó sobre la ley de emergencia alimentaria. “Están dispuestos a discutirla porque es una realidad este problema”, siguió diciendo, haciendo alusión a una nueva reunión para la semana que viene.

En ese sentido, la funcionaria dijo que “hay voluntad, no solo del gobierno sino también de muchas organizaciones, de abrir una mesa de diálogo para garantizar la seguridad alimentaria en el país y poder seguir construyendo proyectos que tengan que ver con el trabajo y con llegar a todas aquellas personas que hoy están en situación de vulnerabilidad”.