El candidato presidencial del  Frente de Todos y ganador de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO),  Alberto Fernández, afirmó que "el mundo dio cuenta que el problema" es el presidente Mauricio Macri. Además señaló que creará un ministerio del Hábitat y Vivienda, otro de Igualdad y que quiere "un ministerio de Economía fuerte".

Fernández manifestó su opinión sobre la salida del ahora ex ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne; su relación con su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner; y las medidas económicas anunciadas por Macri, entre otros temas, durante una entrevista realizada por los periodistas Nora Veiras y Fernando Cibeira en Página 12.

De esta manera, el ganador de las PASO respondió sobre los temas más calientes para que sacuden a los argentinos desde hace varios años.

Acaban de confirmar la renuncia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ¿cómo lo analiza?
Lo único que diría al respecto es que la gestión de Dujovne fue un gran fracaso y que termina dejando al país envuelto en una gran crisis.

Lo abultado de la diferencia que obtuvo en las PASO dejó este cuadro de un gobierno muy debilitado y una situación de inestabilidad en los mercados financieros, ¿qué opina a propósito de la denuncia que hizo Martín Redrado acerca de que fue Mauricio Macri quien le dio la orden al Banco Central de no intervenir para que subiera el dólar y de esa manera castigar a los votantes?
Si bien es cierto que yo hablo con Martín, no tengo la menor idea de ese dato. Él debe tener el dato que yo no tengo, con lo cual no puedo decir nada, no lo sé. Pero si eso ocurrió es un gesto de enorme irresponsabilidad porque al día siguiente tuvimos que salir todos a parar el desmadre que se había generado. Pero no sé si eso ocurrió o no ocurrió, francamente a mí no me consta, pero si ocurrió es muy grave.

Sería afín con la conferencia de prensa del Presidente del lunes
Sí, tendría lógica. Suena posible que eso haya ocurrido. Eso no le quita la dosis de responsabilidad que eso genera. Hay que tener presente que cada vez que la moneda se devalúa crece la pobreza y la verdad es querer castigar a la gente por cómo votó, descuidando que estás empujando un montón de gente a la pobreza, es de una crueldad enorme, imperdonable.

Viene reclamando que Macri deje de actuar como candidato y empiece a actuar como presidente, ¿cuándo le pareció durante esta semana que actuó así?
Me parece que lo que propone da cuenta de eso. Por ejemplo, la medida de baja de impuestos de ganancias, de IVA. Son medidas que tienen sentido porque de algún modo tienden a la promoción del consumo, pero que en este contexto que sean dictadas en este contexto es muy grave.

Nosotros teníamos en la plataforma la idea de reducir el IVA para la canasta básica. Pero era dentro de un plan de acuerdo general. Y la verdad es que no nos planteamos una reducción o una corrección en ganancias como lo que acaba de hacer, porque ambas cosas le generan a las provincias un problema de desfinanciamiento grave. El cálculo que hacemos es que ahí entran en crisis 1.500 millones de dólares.

LEÉ TAMBIÉN: " Alberto Fernández afirmó que no le parece 'razonable' reducir el IVA 'indiscriminadamente'"

¿De recursos coparticipables?
Exactamente, es lo que las provincias dejan de cobrar y para algunas es de una gravedad enorme. Por eso me suena que debió haber tenido otra prudencia el Gobierno.

¿Y cómo tendría que actuar un presidente en esta situación tan crítica?
Es complicado tener ese doble rol de presidente y de candidato. Pero el Presidente debería hacer un esfuerzo y entender que estas medidas las tienen que hacer teniendo en cuenta este contexto. Nosotros logramos dar un mensaje tranquilizador, pero frente a un enfermo en estad. crítico no es que hemos resuelto el problema. Hemos calmado un poco el dolor pero nos damos cuenta que hay un problema serio. No hay una enfermedad sin curar todavía.

En lo que tenía algo de razón el gobierno es que lo que usted dijera tranquilizaría a los mercados. Habló y bajó el dólar y el riesgo país.Y bueno es que como le dije al Presidente el día que me llamó: todo esto que ocurrió es la profecía autocumplida. Si se la pasaron todo el tiempo diciendo que nosotros íbamos a promover una economía como la de Venezuela, el día que de se dio el resultado, los mercados reaccionan con reaccionan.

Usted marcó que el valor del dólar era de 60 pesos.
No, lo que ocurrió fue esto. Me preguntaron por una declaración que había hecho Emmanuel Alvarez Agis, que había dicho que el dólar a 60 pesos era un precio razonable. Lo que yo planteé es que el dólar a 60 pesos reconoce el retraso que había tenido en relación a la inflación y que en esos términos parece haber alcanzado un equilibrio razonable.

Obviamente, lo mejor es que el dólar cueste menos de 60 pesos, pero la verdad que cuando dije eso el dólar estaba costando 67. Y lo bajamos a 60 que ahora está en 58, bajó un poco más. Durante toda la campaña yo lo que planteé era que estaban generando una ficción pagando altísimos intereses contra un dólar que no expresaba su verdadero valor.

LEÉ TAMBIÉN: " Alberto Fernández: 'El dólar ya tiene un valor razonable a 60'"

Esta suba seguramente tendrá una incidencia directa en varios precios, por ejemplo en los alimentos, lo que causará nuevos problemas para la gente.
Es que virtualmente los precios de los alimentos han crecido alrededor de un 25, 30 por ciento como consecuencia de la devaluación. Y la quita del IVA es prácticamente tratar de equilibrar el aumento de ese precio y aún así no lo logra. El aumento se va a volcar sobre los alimentos y va a ser un golpe duro para la inflación. Habíamos hecho un cálculo con Axel (Kicillof) y nos daba que si el dólar estaba en 57, la tasa de inflación de este año iba a superar los 50 puntos.

¿La suba de las retenciones se podrían utilizar para bajar el precio de los alimentos?
En algún caso puede ser, como en el caso del trigo. Pero hay productos que tienen retenciones y que no influyen en el consumo argentino, como la soja. Hay que ser muy cuidadoso porque tenemos que empezar una etapa donde el gran objetivo sea la exportación, con lo cual tenemos que ser muy cuidadosos para alentar exportaciones. Digo esto porque el nivel de deuda que nos han dejado nos obliga a conseguir dólares y los dólares sólo se consiguen con exportaciones. Hay que ser cuidadosos con el tema de las retenciones, que no se conviertan en un elemento de desaliento.

¿No las subiría?
Creo que no se pueden subir más, pero con el dólar a este precio está muy compensada la producción. Los exportadores están muy beneficiados.

De alguna manera en esta emergencia el Gobierno debería controlar que no sigan subiendo los precios de los alimentos, ¿cómo tendría que hacerlo?
Si revisan lo que yo vine planteando, hablaba de promover el consumo, algo que de algún modo Macri hace bajando ganancias, y decía tenemos que aumentar salarios y aumentar jubilaciones. Pero todo esto en un marco de acuerdo.

Hay que acordar que se pueda hacer esto con el compromiso de empresarios, sindicalistas y del Estado, de mantener un status quo en materia de precios. Porque el riesgo es que se promueva la demanda y que los precios vuelvan a subir.

Por eso, el marco de acuerdo que yo proponía hoy no existe y esto es lo riesgoso. No estás aumentando salarios sino que lo estás aumentando indirectamente. ¿De qué modo? Bajando ganancias y bajando IVA. Eso quiere decir que queda más plata en el bolsillo de la gente para que gaste, pero no está el otro acuerdo. Eso es lo preocupante. Ojalá que esté equivocado yo, pero el riesgo de que se dispare la inflación existe.

Cuando habló de que Macri se comporte como presidente y no como candidato, dijo que debía asumir que el acuerdo con el Fondo no se cumplía y debía comenzar a renegociar uno nuevo, ¿cuáles debería ser los términos de ese nuevo acuerdo?
En es. me gustaría que el Presidente nos consulte a quienes somos candidatos opositores. Me siento muy incómodo teniendo que ser yo el que explica los incumplimientos de Macri. Por eso le pido que se haga cargo. Habló de mí o de Roberto Lavagna o de cualquier candidato que quedó en carrera.

Es injusto que tengamos que explicarle al Fondo por qué Macri incumplió el acuerdo. Las proyecciones de inflación no se cumplieron, las proyecciones de crecimiento no se cumplieron, las proyecciones fiscales no se cumplieron y además empeoran a partir de este estado de cosas. Y de las medidas que Macri acaba de adoptar.

Por ese motivo, le planteé al Presidente que empiece a negociar porque él se va a tener que hacer cargo de explicarle al Fondo porqué no cumplió. Y no yo, porque la verdad es que yo al Fondo ya le avisé que este programa era incumplible cuando me reuní con ellos.

LEÉ TAMBIÉN: " Alberto Fernández: 'Macri implementó tarde las medidas económicas'"

¿Le parece que este gobierno está en condiciones de iniciar una renegociación?
Y bueno, es el Gobierno que entró al mundo, que el G20 aplaude, está mucho mejor que yo, según dice él. Me lo dijo el otro día: “Bueno, te das cuenta que nosotros logramos entrar al mundo”. Le dije: “Terminala con eso porque si hubieras entrado el mundo hubieran venido inversiones, lo único que recibiste en el G20 son palmadas en la espalda, nadie trajo nada”.

¿Tiene previsto realizar algún viaje, por ejemplo a Estados Unidos?
No en lo inmediato. Lo que creo es que lo mejor es llevar tranquilidad y me parece que el mundo ya se dio cuenta de que el problema no soy yo sino que es Macri. Finalmente hizo falta que yo explicara mínimamente las cosas para que el mundo se calmara y ahora la preocupación es cómo va a hacer Macri para llevar adelante todo esto.

Quiero ayudarlo a que haga las cosas bien porque yo, más allá de las diferencias muy grandes que tenemos, me doy cuenta que él está viviendo una situación que yo no quisiera vivir. Es la de un presidente que acaba de pasar una elección que definió candidatura pero no definió un presidente de reemplazo.

Mientras tanto él tiene que hacerse cargo y yo quiero hacérselo lo más fácil posible. Lo que quisiera también es que él le haga a los argentinos las cosas lo más fácil y por eso le digo “pensate en presidente, no te pienses candidato, porque si vas a actuar como candidato te vas a tentar en hacer cosas que van a hacer más daño todavía”.

Estuvo recibiendo a varios empresarios, por ejemplo, vio al dueño de Mercado Libre, Marcos Galperín, y conversó con el CEO de Clarín, Héctor Magnetto. ¿Qué es lo que le dicen en esas reuniones?
En la campaña también hablé con muchos empresarios, lo que pasa es que no lo difundía. Ellos tienen una gran preocupación y advierten que en el problema que se ha creado no tenemos nada que ver nosotros. En realidad, este es un problema que se inicia en marzo de 2018. En esos momentos, Cristina estaba cuidando a su nieta, yo estaba dando clases en la facultad y Axel estaba con su Clio dando vueltas por la plaza. No teníamos nada que ver y la crisis les explotó. Y ahora la crisis sigue profundizándose y no es por nuestra culpa, es porque el Gobierno no le encuentra la vuelta.

Tenemos que llevar tranquilidad y la tranquilidad es preservar la institucionalidad, garantizar que el Presidente termine su mandato normalmente. Que dejen de hablar los que están alrededor del Presidente.

¿Se refiere a Elisa Carrió?
Por ejemplo. Me parece bien que quiera recibir con los brazos abiertos a los ricos que están esquiando o veranean en Europa, pero la verdad es que la cosa es lo suficientemente grave como para que hable un poco en serio alguna vez. Pero también a Pichetto, que dice Alberto Fernández quería un dólar a 70”. Yo nunca quise un dólar a 70, quiero un dólar real que le dé competitividad a la Argentina.

En esta realidad económica tan compleja que le va a tocar heredar si las urnas lo ratifican como presidente, ¿qué rol le tocará jugar a los trabajadores en ese acuerdo que plantea?
Enorme. Después de hablar con el Presidente, hablé con Héctor Daer y le pedí que hablara con todo el sindicalismo de todas las centrales -también iba a llamar a Sergio Palazzo y a Hugo Moyano pero todavía no tuve tiempo- para decirles “miren que estamos en una situación crítica, tratemos de mantener la calma social”.

Y la verdad es que cuando vos recorrés al interior te das cuenta el enorme esfuerzo que están haciendo las intendencias para sostener la tranquilidad no sólo con subsidios también con el apoyo a las pymes, para que no generen más desempleo. Es impresionante el modo en que el Estado nacional se desentendió del problema y las intendencias fueron el socorro de la gente.

¿Entiende que un paro o una protesta sería contraproducente en este momento?
Cualquier cosa que intranquilice el clima social es preocupante, mejor que no ocurra. Porque además a río revuelto a veces los que ganan son los más malvados. Entonces, cuanto más tranquilidad podamos tener mejor.

"La prioridad es la industria y la producción argentina"

Se generó en los últimos días una situación extraña con el gobierno de Brasil, donde el presidente Jair Bolsonaro opina a diario sobre la Argentina, con declaraciones a favor de Macri y en contra suyo. El ministro de Economía, Pablo Guedes, dijo que el Mercosur era un instrumento de apertura de la economía y que si Cristina Kirchner planteaba cerrar la economía, Brasil se iba a ir del Mercosur.
Son dos andariveles distintos. El ministro de Economía que se quede tranquilo porque nadie quiere cerrar la economía. Lo de Bolsonaro, la verdad es que fue un error mío enredarme en las bravuconadas de él.

El vínculo entre Brasil y Argentina debe ser indisoluble. Somos socios demasiado profundos como para pensar que esto se pueda disolver por un presidente de coyuntura. Medio me arrepentí de haber entrado en su juego. Si Bolsonaro quiere bailar ese tango que no cuente conmigo. Finalmente es el presidente que eligieron los brasileros y tendré que, con todas las diferencias que tengo, ayudar a que Brasil y Argentina profundicen sus vínculos.

¿Pudo comunicarse con Lula? Esta semana habló en una entrevista sobre el resultado en las PASO.
No, pero hablé con Celso Amorim y la verdad me encantaría volver a verlo a Lula.

LEÉ TAMBIÉN: " Alberto Fernández dijo que 'la unidad con Brasil es mucho más importante que Bolsonaro'"

¿Qué actitud tomará respecto al tratado del Mercosur con la Unión Europea?
Esa es otra mentira del gobierno. Lo que me preocupa es que el canciller llore por la mentira. Que el mundo se ha globalizado es un tema que no tenemos que discutir más, eso ya ocurrió. Discutir las ventajas o desventajas de la globalización es absurdo. Ahora, la globalización no te condena a ser estúpido.

Si se revisa la historia del vínculo Mercosur-Unión Europea, es una historia que se inicia cuando se inicia el Mercosur, después se frena. Se reaviva con Néstor y conmigo, cuando viajamos a Viena para un primer reencuentro. Después vuelve a entrar en un estadio de quietud y Cristina lo vuelve a despertar. Luego vuelve a entrar a un terreno de quietud hasta que sale esto que no es un acuerdo sino que es el analizar una serie de puntos durante dos años para ver si se puede concretar el acuerdo.

Por lo tanto, tenemos dos años para estudiar si esos puntos de acuerdo pueden funcionar. Yo, si le hacen bien a la Argentina, obvio que lo voy a hacer. Lo que no me pidan es que firme un acuerdo invocando la apertura comercial que dañe a la Argentina. Eso no lo voy a hacer porque yo la prioridad para mí es la industria y la producción argentina.

¿Cómo imagina la relación con Donald Trump, que actuó un poco como salvavidas de la gestión de Macri?
La verdad que el salvavidas fue el Fondo. Trump lo socorrió a Macri con la plata de todo el mundo, no fue el Tesoro de Estados Unidos el que puso el dinero. Terminemos con esta mentira del supuesto apoyo del mundo a Macri ¿Quién le prestó la plata a Macri? El FMI, que somos todos nosotros, todos los países ¿El G20? Fueron al Colón, lloró Macri, comieron canapés y se fueron diciendo que Macri es Gardel, pero nadie puso un centavo en Argentina ¿Dónde está el apoyo del mundo? Nos prestaron plata a tasas relativamente altas en un momento de tasas más bajas y un día dijeron “no vas a poder pagar, no te presto más plata”; y salimos corriendo a pedirle al Fondo.

Esta historia que dice que con Macri nosotros estuvimos en el mundo es una gran ficción. Macri paró toda la inversión china, por ejemplo. Y después fue a pedir por favor que volvieran porque nadie invertía. Hay que actuar con responsabilidad. El vínculo con Trump tiene que ser de respeto, es el presidente de la primera potencia del mundo. El “problema” con Trump es que defiende los intereses de los Estados Unidos como nadie. En todo caso tratemos de copiarlo defendiendo los intereses de Argentina como él defiende los intereses americanos.

LEÉ TAMBIÉN: "Bolsonaro se declaró dispuesto a dialogar con Alberto Fernández"

¿Y la relación con China?
También un vínculo respetuoso y serio. Son potencias en el mundo y no debemos involucrarnos en la pelea entre China y los Estados Unidos porque no es nuestro problema. Lo que sí diría es que si Estados Unidos quiere que China no ingrese a América Latina, que le preste a América Latina la atención que China le presta. Lo que no puede es pedirnos que renunciemos a inversiones que él no cubre tampoco. 

"Me encantaría que Lavagna me ayude a pensar la Argentina"
Usted anunció la restauración del ministerio de Ciencia y Tecnología, lo mismo que el de Trabajo y el de Salud, ¿piensa en un gabinete grande? ¿Qué otros ministerios podrían agregarse?

No, el gabinete tiene que tener la cantidad de gente que haga falta para trabajar bien. Esas son tres materias muy importantes. También hay que reconsiderar el apoyo al ministerio de Educación, dotarlo de más recursos y mejores condiciones.

¿Volvería con la paritaria docente?
Sí, obviamente. Las paritarias son un extraordinario mecanismo para equilibrar el desequilibrio. Gran parte de lo que llaman la reforma laboral no hay que resolverlas por vía de una reforma de la ley de Contratos de Trabajo, sino que se puede resolver por vía paritaria porque donde pueda haber algún esquema de privilegio se puede resolver por vía de paritaria.

Y justo es decirlo que esos privilegios que en algún momento existieron en los años 70, la misma paritaria lo fue resolviendo. No es un problema generalizado eso. Pero volviendo al tema de los ministerios pienso en dos ministerios nuevos. Uno, el ministerio de Hábitat y Vivienda, qu. planifique el manejo de las tierras con fines de construcción de viviendas.

¿Entiende que ese problema amerita la creación de un ministerio específico?
Hay un problema muy serio en materia de vivienda social y hay un problema también muy serio de vivienda para las clases medias que se han enredado en el crédito UVA, que no saben cómo salir. Hay que darle una solución, pero básicamente hay que buscar un mecanismo de financiamiento para que las clases medias tengan su vivienda. Es un fenómeno distinto al de la vivienda social. Ese trabajo lo tiene que hacer alguien que sólo piensa en la vivienda, no que piense en la obra pública. Porque la vivienda es algo más que obra pública, es atender un derecho humano que es tener un techo.

¿Las organizaciones sociales también podrían participar en esta problemática?
Sí, obviamente. Y ya tengo a la persona que va a ocupar ese lugar y ya está trabajando. El otro ministerio que voy a crear es el de la Mujer, que en verdad es el ministerio de la Igualdad. Hay que garantizar que no haya más discriminación, ni para mujeres ni para nadie. 

Un ministerio que sólo piensa en que los argentinos entremos al siglo XXI dando igualdad para todos y que nuestras leyes y decretos se escriban garantizando la igualdad. Muchas veces la igualdad no ocurre por inercia. El otro día en un discurso trataba de explicar la igualdad de género y yo me daba cuenta me estaba enredado hasta que al final les dije: “Miren, yo no conozco el idioma de ustedes, pero quiero lo mismo”.

LEÉ TAMBIÉN: "Lavagna descartó una alianza con Macri"

¿Los nombres de los ministros ya los tiene resueltos?
Tengo el de Vivienda y el de algún otro ministerio. Pero en Argentina es una cosa complicada porque apenas anunciás un nombre, el pobre tipo tiene que pasar a partir de ese momento a preservarse de todos los cascotes que le tiran.

Me acuerdo que una vez que me enojé mucho con una publicación y lo fui a ver a Kirchner. Le dije: “Mirá lo que pusieron, yo no aguanto más, me quiero ir a mi casa”. Entonces Kirchner me miró con esa tranquilidad que tenía, cuando estaba tranquilo, y me dice: “Escuchame una cosa ¿cuántos jefes de gabinete hay en la Argentina?”. “Uno”, le respondí. “¿Y cuántos quisieran ser jefe de gabinete?”. “Y qué sé yo”, le dije. “Ese es el problema. Dejate de embromar y andá a trabajar”, me mandó.

En esta situación un ministerio clave será el de Economía, ¿imagina un ministerio único o dividido en partes como ahora?
Yo quiero tener un ministerio de Economía fuerte, que maneje todos los resortes de la economía. Eso lo aprendí de Lavagna, porque cuando hablé con él para que se quede como ministro me dijo una cosa que yo compartía.

“Si me quedo como ministro quiero poder manejar”, me respondió. En aquel momento estaba todo dividido: Agricultura, Ganadería, Producción. Lavagna me explicó: “No puedo ser yo el que junta el dinero para que después los otros lo gasten sin una planificación”. Y tenía toda la razón del mundo. Tiene que ser un ministerio fuerte donde haya una cabeza que resuelva cómo se recauda y cómo se gasta. Debe funcionar con una lógica integrada.

A mí me parece que Macri, que dividió la decisión económica inicialmente entre diez personas, lo hizo por un problema de inseguridad. Yo quiero un ministerio de Economía fuerte porque eso no me da inseguridad, me da la seguridad de tener un buen gobierno.

¿Piensa en Lavagna como posible ministro?
No sé qué quiere hacer Lavagna, todos me preguntan lo mismo. ¿Qué gobierno no quisiera tener a Lavagna? Es un hombre muy capaz, lo he dicho siempre. Su salida del gobierno a mi juicio fue una pérdida. Pero no sé qué quiere hacer. Yo pude hablar con él después de mucho tiempo el domingo pasado, cuando él tuvo la generosidad de llamarme. Quedamos en volver a hablar. Pero lo veo ahora involucrado en su campaña presidencial, lo respeto en ese rol y no quiero interferir. Pero me encantaría que, aunque no sea parte del gobierno, me ayude a pensar la Argentina porque es un hombre muy valioso.

“Cristina fue generosa y lo vio mejor que nadie”
Nosotros no teníamos nada que dijera lo que los diarios en general y el Gobierno decían. No teníamos nada parecido a un empate. Las encuestas telefónicas que nosotros hacíamos nos daban entre 5 y 7 puntos de ventaja, las presenciales –históricamente las más exactas– entre 9 y 11. Siempre pensé que íbamos a estar más cerca de las presenciales, calculaba entre 8 y 9 puntos y terminaron siendo 15, muy grande la diferencia. Estaba convencido que íbamos a ganar. Cuándo vi las bocas de urnas que nos daban entre 8 y 9 puntos, dije: "Ya está".

¿Y qué hizo?
Lo recibí tranquilo, estaba dentro de lo calculado por nosotros. Debería preguntarse el resto del mundo cómo fue que dijeron las cosas que dijeron. Cristina estaba en el sur y hablamos cuando tuvimos el primer dato de nuestro centro de cómputos que dio exacto. Máximo (Kirchner) me pasó el teléfono para que yo le leyera los datos. 

¿Y qué le dijo?
Parece que fue mejor de lo que esperaba. Al día siguiente cuando volvió, fui a verla al Patria y celebramos comiendo un poco de pizza con gaseosas. Estamos muy contentos y tenemos la obligación de empezar a revertir la historia de este país.

En muy pocas semanas, a partir de la decisión de Cristina Kirchner de proponerlo como candidato a presidente y ella como vice consiguieron un triunfo amplio en las PASO.
Ella entendió que había que hacer un espacio más amplio, más grande, más abarcativo. En un mundo tan egoísta y tan narcisista, que ella dé un paso al costado y me acompañe como acompañó,la verdad yo sólo tengo gratitud y reconocimiento. Fue una idea de ella, de la que yo mismo dudé y estuve tres días pidiéndole que recapacite. Parece que ella lo vio mejor que nadie.

¿Por qué le pidió que recapacite?
Sin duda porque Cristina podía ser la candidata. Sentía que Cristina estaba en mejores condiciones por toda la fuerza política que tiene detrás de ella que yo no tenía, simplemente por eso. Ella me dijo que estaba en la fórmula para garantizar sus votos y que mi tarea era conseguir los votos que hacían falta.

En ese momento no lo sentí fácil y le dije: “Yo no tengo ningún problema en acompañarte como vice”. Y ella me dijo: “No, tenés que encabezar vos porque lo que hace falta es conseguir más votos”. Ella fue generosa e hizo la lectura correcta que yo no hacía. En un momento le dije:y me contestó: “Pero si vos no hubieras hecho lo que hiciste tampoco yo podría ser esta”.

¿Y qué sintió al aceptar? 
Hago política desde que tengo 14 años y siento que la política un día me dijo: “pibe tenés que ser jefe de Gabinete” y fui, y ahora me dice: "te toca ser presidente". No concibo la política como un hecho individual – nunca me gustó esa lógica política–. La concibo como un hecho colectivo por eso cuando me dicen: “¿Pero cómo vas a hacer con Cristina?”. Digo: Voy a ser feliz. Voy a ser el primer presidente que tenga de vicepresidenta una amiga, alguien que fue dos veces presidente. ¡Qué alegría! Además voy a ser el primer presidente que va a tener un vicepresidente con fuerza política ¡qué alegría! Es mi amiga, qué más le puede pedir a todos.

¡Qué seguridad!
Y sí, el resto es inseguridad de los otros no mía.

¿Va a tener un despacho en la Casa Rosada?
Va a tener un lugar de privilegio en mi afecto, es mucho más que un despacho. No tengo problemas en que tenga un despacho. Yo sé quién va a se. el presidente y la suerte que tendré con la vicepresidenta que voy a tener. Aprendimos lo que costó nuestra pelea. Somos gente que toda su vida se dedicó a la política, no somos improvisados. No estamos acá por un capricho. Estamos aquí por convicción.

Por eso cuando Cristina me dice: “No digas que no te vas a pelear más conmigo”. Le digo: “No me voy a pelear más con vos, si algún día se plantea la pelea te voy a hacer recapacitar para que no nos peleemos”. Ella lo dice por el uso que pueden hacer de eso. Lo único que quiero darles a todos es la certeza de que vamos a trabajar juntos y vamos a hacer las cosas bien.

El día que presentó "Sinceramente" en La Rural cuando lo señaló varias veces, algunos dijeron que ya lo tenía definido
Sí, ella me contó que sí pero yo no tenía la menor idea. Lo tomé como un gesto de reconciliación pública, decirles a todos: estoy muy contenta de trabajar con Alberto. No pensé que había un metamensaje. No solamente fue generosa sino muy hábil, tuvo una capacidad de lectura que yo no tuve y qu. casi nadie tuvo.

Fernández y Fernández durante un acto electoral (Pablo Villán/Crónica).

Otra reconciliación que fue clave en este proceso de unidad fue con Sergio Massa, ¿lo imagina en Diputados o en un cargo en el Ejecutivo?
Sergio era realmente el símbolo de la unidad. Pudimos haber estado todos juntos sin Sergio y nadie hubiera sentido que estábamos juntos. Por lo tanto yo valoro mucho su acercamiento y valoro mucho también a Cristina que ha tenido la apertura de recibirla.

Las dos cosas: Sergio había sido muy muy severo con ella. Además es un hombre de una gran capacidad. Yo creo honestamente que de esa generación fue el que más se preparó para ser presidente y ojalá que alguna vez cumpla ese anhelo. Me alegra mucho que haya encabezado la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires.Todas las veces que le pedí que me acompañe, estuvo. Y yo le estoy muy agradecido. Creo que él tiene un rol importante que cumplir en la Cámara de Diputados que es lo que hemos hablado.

Otra relación difícil es con los medios dominantes ¿Cómo se la plantea?
Yo tengo bastante menos conflicto con eso porque la verdad no convencen a nadie. Si fuera verdad lo que dicen no nos hubieran votado. El viernes publicaron ‘Los mercados ya votaron’ y hasta el viernes seguían publicando encuestas diciendo que estábamos empatados, que la situación era delicada y que Macri podía ganar: sacamos 15 puntos de ventaja. A esta altura deberíamos descubrir que es un bleff la historia de que ellos influyen, que con tres tapas cambian la historia. Eso no existe más. 

Sí hacen mucho daño...
Creo, y lo hablé con la gente de Clarín, que ellos simbolizan una parte de la grieta y que tienen que hacer su esfuerzo para terminar con eso. No se trata de hablar bien de mí sino de dejar de hacer las cosas que hicieron. Es terminar con la etapa de Daniel Santoro que dijo que Nilda Garré y Máximo tenían no sé cuántos millones de dólares en un banco. Esas cosas no están bien y esa agenda hay que terminarla. Lo cuento para sepultarlo en este acto.

También tenemos que terminar con la locura de poner siluetas de periodistas para que la gente escupa, eso no puede existir más. Después de todo lo que le hicieron a Cristina, sacó el 54 por ciento. Después de todo lo que hicieron en este tiempo donde todos los días aparecía una causa nueva que le inventaban y no sé cuántos procesamientos – tuvo que responder hasta por el bastón de Cámpora– sacamos un 47 por ciento de los votos que seguramente en la primera vuelta van a ser más. La prensa se tiene que ocupar de informar y opinar honestamente sin operar. 

Es una tarea que tienen que aprender los que hacen los medios dominantes.

Actualmente existe una concentración muy grande de los grandes medios con las telefónicas, ¿se va a revisar?
Si defiendo el estado de derecho tengo que defender los derechos adquiridos. Lo que sí creo es que ellos tienen que respetar las leyes antimonopólicas: la ley de la Competencia, la ley de Defensa del Consumidor y y si no lo cumplen deberían adecuarse.

"Soy el más federal de los porteños"
Los gobernadores participaron del cierre de campaña y luego de las elecciones ya recibió a varios, ¿qué importancia tienen en su armado político?

Para mí, tienen una importancia superlativa, pero por la Argentina que concibo. Por eso reacciono cuando Macri desfinancia a las provincias sin consultarles. Yo creo que el gran problema que tiene Argentina es el modo en que está estructurada. Tiene una estructura de concentración en el puerto de Buenos Aires y de retraso hacia toda la periferia.

Y eso me parece de una crueldad enorme, que no podemos seguir soportando. Estuve hablando con Coqui Capitanich y le comentaba algo que le decía el otro día a Omar Perotti: ¿cómo es posible que en la hidrovía no tengan participación Chaco, Formosa, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos? Cómo es posible si son ellos los que necesitan de esa hidrovía para sacar su producción. Tenemos que pensar una Argentina que distribuya todo de otro modo.

¿Una nueva coparticipación?
Un poco de todo. No sólo las reglas de coparticipación sino también generar mecanismos de desarrollo que le permitan a las provincias poder avanzar sin la necesidad de que el Estado Nacional le esté dando casi a modo de regalo lo que les corresponde.

Uno va a Catamarca o a la Rioja y ahí hay empresas textiles que tienen sus fábricas instaladas allí que dan trabajo con mucho esfuerzo, pero que la sede social está en Buenos Aires y todos los impuestos se pagan en Buenos Aires, ¿cómo puede ser que esto funcione así? Es mi obsesión.

Yo lo que quisiera es hacer un país donde el que nazca en Jujuy pueda nacer, pueda crecer, pueda estudiar, pueda encontrar un trabajo, pueda hacer su familia y hasta pueda morirse feliz en Jujuy. Y no que tenga que andar buscando a ver dónde migra a ver si encuentra mejor suerte.

Lo que quiero decir es que la Argentina que se viene, la que yo quiero, es una Argentina que analice y cambie la estructura de desarrollo de la Argentina. Cómo puede ser que las provincias cordilleranas tengan tantos problemas para salir al Pacífico. Ahí tenemos que hacer una obra muy grande que le permita a ellos sacar su producción.

Si nosotros no resolvemos estas cosas vamos a seguir siempre penando. Cómo es posible que el ministro Guillermo Dietrich privilegie al puerto de Buenos Aires sobre el puerto de Bahía Blanca, si el puerto de Bahía podría traccionar todo lo que sale de Vaca Muerta. Hay que cambiar la cabeza de la Argentina, creo que vamos a ganar todos si todas las latitudes de la Argentina crecen.

Hace acordar un poco al proyecto de Alfonsín de trasladar la capital
Es que estoy pensando en algo. No es el traslado de la capital, pero sí hay que hacer que el gobierno funcione más integrado al interior.

¿Cómo lo implementaría?
No, es algo que voy a decir cuando empecemos de nuevo. Tenía algo de razón Alfonsín.

LEÉ TAMBIÉN: "'No hace falta vernos con Macri, hace falta un diálogo franco'"

Cuando a él le preguntaban, decía que no haber podido trasladar la capital había sido su mayor fracaso
La verdad que fue un fracaso nuestro, de la sociedad, porque no lo entendimos. Alguna vez Sarmiento quiso trasladar la capital a otro lado y pensó en Villa Nueva, que es una ciudad muy chiquita que queda pegada a Villa María; y hasta sacó la ley pero nunca se puso en práctica.

Creo que es algo bastante más complejo que cambiar la sede, porque ahí entraríamos en conflicto de qué región nos mudamos. De hecho, Alfonsín la mudaba hasta por ahí nomás, porque era relativamente cerca. Pero tenía razón en su concepto y siempre me acuerdo que algo que hablaba mucho con José Manuel De la Sota. Él tenía una mejor visión que Alfonsín sobre cómo integrar el país. Bueno, ahora cuando comencemos la campaña se van a enterar.

Lo curioso es que usted es porteño, luego de que casi todos los presidentes no lo fueron
Es que yo, para desgracia de los porteños o para alegría de la gente del interior, soy el más federal de los porteños. No creo que nadie viva feliz con esta ciudad. A los porteños les duele ver gente que viene del interior del país y termina durmiendo en las plazas. No está feliz ni el que duerme en la playa, ni el porteño que se avergüenza de esa realidad.

Lo que tenemos que hacer es que no tengan necesidad de venir a Buenos Aires, que puedan desarrollarse en su lugar de nacimiento. Eso es el esfuerzo que tenemos que hacer.

Justamente la ciudad de Buenos Aires fue uno de los dos distritos, junto con Córdoba, en los que no ganó el Frente de Todos, ¿cree que se puede revertir en octubre?
Voy a ayudarlo a Matías Lammens todo lo que sea necesario para que haga la elección que nosotros queremos que haga. Y le voy a pedir a los porteños que metan a Buenos Aires en el cambio que el país está generando, que la ciudad de Buenos Aires sea parte de ese cambio. Además tenemos un candidato formidable.

Una de las formas en que Buenos Aires pueda participar de este modelo federal, es que se convierta en el epicentro de la ciencia y la tecnología; y que entre los recursos que tiene Buenos Aires, el ITBA, el Conicet, la Universidad de Buenos Aires, hagamos un gran polo de investigación científica. Hagamos de Buenos Aires la Harvard, la Boston de América Latina. Meter a todos los porteños en la sintonía federal. Que nosotros desarrollemos ciencia y tecnología para Tucumán, para Jujuy, para la Rioja, para el campo argentino, el INTA, el INTI, trabajando juntos con epicentro en la ciudad de Buenos Aires.

Gastamos mucha plata en construir y destruir veredas para volver a construirlas. Esa plata que se pierde la podríamos aplicar en ciencia y tecnología en acuerdo con el país. 

Ver más productos

Jacinto Hoyuelos Gonzalez, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Jacinto Hoyuelos González

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos