Recomendaciones médicas y el cuidado de su imagen política fueron los justificativos para que Alberto Fernández no viaje el fin de semana a Rosario, para conmemorar allí el Día de la Bandera. Los planes del Presidente de encabezar el acto del sábado en Rosario se modificaron: lo seguirá por teleconferencia desde Olivos.

Según señalaron desde Casa Rosada, en el entorno presidencial pesó lo que pasó la semana pasada, cuando la comitiva presidencial visitó La Rioja y tuvo que suspender su siguiente escala en Catamarca al confirmarse el positivo por coronavirus del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

La llegada de Alberto Fernández a Santa Fe había causado revuelo, ya que en esa provincia de encuentra la sede de Vicentin, en la localidad de Avellaneda, a 500 kilómetros de Rosario.