Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Hugo Moyano pidió “dar la pelea para recuperar la dignidad a través de las armas que tenemos los trabajadores, que son los paros y las movilizaciones”, el líder del Sindicato de Camioneros, sostuvo que “el pueblo no puede volver a equivocarse a la hora de votar”.

El camionero habló en el microestadio de Ferro en el barrio de Caballito, en un acto por el Día del Trabajador organizado por el sector de la CGT que responde a Moyano, por la CTA de Hugo Yasky y la de Pablo Micheli, por la CTEP y la CCC.

Se trata de sectores sindicales y movimientos sociales que conforman una alianza contra el gobierno que comienza a dar sus primeros pasos. Moyano dijo que “tenemos que hacer que se sumen más hombres y mujeres a la pelea que tenemos que dar”.

Apuntando a los próximos comicios presidenciales, el líder camionero aseguró: “Tenemos que pensar y transmitirles a nuestros compañeros que cuando tengamos que decidir en las urnas no se puede volver a equivocar el pueblo”.

Al apuntar contra la gestión de Mauricio Macri, señaló que es necesario “hacer el esfuerzo desde el peronismo y desde todos los sectores sociales para terminar con un gobierno que hasta tiene un desprecio por los trabajadores”.

Sobre el aumento de tarifas, criticó que las quejas por los aumentos de los servicios “para ellos son una exageración, pero para un compañero es una realidad”.

Asimismo, pidió terminar con “esta farsa de decir que el país anda bien”, al agregar que “ellos dicen que afuera nos elogian, pero como decía Perón cuando te elogian los de afuera es porque están cagando a los de adentro”.

Agregó que “esta pelea va a ser para recuperar la dignidad y el bienestar que merecen los trabajadores, que son los que generan las riquezas”.

Antes de que sonara la marcha peronista que sirvió de telón final para el acto, Moyano se mostró confiado en que “en la próxima reunión habrá muchos más” e hizo alusión a los dirigentes que están “avergonzados por no haber tenido el coraje de salir a pelear”.

En tanto, Yasky manifestó antes en su discurso que la CTA “quiere ser parte de la CGT, pero una CGT que esté dispuesta a poner el pecho por los trabajadores”.