El promedio del poder de compra del salario se redujo 4% en términos reales entre 2013 y 2017, por efecto de una caída real del 7% en el sector privado, que no alcanzó a compensar un aumento real del 6% en sector público, según un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea.

En el segmento de estatales el poder adquisitivo creció el 6%, mientras que los trabajadores del sector privado, con mayor ponderación, tuvieron una caída del 7% en su poder adquisitivo. “El sector privado tiene mayor participación, predomina la fuerza bajista de ese sector sobre el poder de compra total”, explicó el pasado viernes Jorge Day, investigador del Ieral.

A su vez, indicó que “la trayectoria de los salarios en el sector privado refleja el estancamiento de la actividad productiva experimentado a partir de 2011. En cambio, en el sector público muchas veces se intenta prescindir del ciclo económico, hasta que las limitaciones fiscales afloran con toda su fuerza”.

El poder adquisitivo de los asalariados mejoró marginalmente en dos regiones, el NEA y el NOA, fenómeno explicable por la alta proporción de fondos nacionales con los que se financian los fiscos de esas provincias y por la alta ponderación del empleo público.