El recorrido del tren Roca, desde Constitución a la ciudad de La Plata, tardará a partir de ahora casi 20 minutos menos por viaje. Después de dos años de inactividad para realizar las reformas que culminaron con la electrificación del ramal, ayer volvió a operar el servicio que dejó atrás a la antigua formación diésel que pocos usuarios extrañarán.

Luego de años de calvario para los 150.000 pasajeros que viajan diariamente, acostumbrados a las interrupciones y fallas en la línea, el Roca volvió a funcionar con unidades renovadas que incluyen aire acondicionado y mayor frecuencia. Los últimos dos años fueron los más difíciles ya que el servicio se mantuvo interrumpido por las obras y reemplazado por colectivos que salían de distintas estaciones de la traza ferroviaria.

El primer tren eléctrico partió desde La Plata a Constitución el miércoles a las 4:36 y en el sentido inverso, desde Constitución hacia La Plata, a las 4:53. El viaje se completó en 72 minutos, cuando antes el servicio diésel tardaba 88, lo que permitió reducir el viaje en 16 minutos. Tras el anuncio de las obras en agosto de 2015, el servicio de trenes entre Constitución y La Plata quedó interrumpido.

A fines de abril había llegado hasta City Bell, por lo que los pasajeros del tramo hasta La Plata debían viajar en micro hasta Villa Elisa para hacer transbordo con el tren. La extensión de 10 kilómetros entre City Bell y La Plata del servicio eléctrico beneficiará además a las estaciones intermedias de Gonnet y Tolosa, que también se incorporan al nuevo servicio.

Las obras de electrificación de la línea Roca a La Plata son parte de un proyecto de renovación integral del ramal que está ejecutando el Ministerio de Transporte de la Nación por una inversión total de US$ 250 millones, que empezó en 2015 con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).