jcarrodani@cronica.com.ar
@JavierCarrodani


Aunque recién están por cumplirse dos meses desde que el Frente de Todos asumió el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, ya comienza a cansar el hecho de que casi todos los funcionarios, legisladores y dirigentes afines al oficialismo apelen reiteradamente a descargar culpas sobre la situación a las gestiones de Cambiemos.

La muletilla conocida de la "herencia recibida", con la que el macrismo estuvo casi todo su período de gobierno buscando justificar -sin éxito, claramente- su falta de resultados en cuanto a bajar la inflación y generar las condiciones para la nunca vista "lluvia de inversiones", parece tener su espejo kirchnerista en la consigna de "tierra arrasada".


Que el panorama económico y social del país al 10 de diciembre último era muy complicado ya se sabía, porque de hecho los candidatos presidenciales opositores a Mauricio Macri, con Alberto Fernández a la cabeza, se encargaron de enumerar todos los fracasos y los pésimos números del país. Del mismo modo ocurrió con la provincia de Buenos Aires. Cabe entonces citar una frase del tuitero @andrefelgiraldo, que algunos erróneamente se lo han adjudicado a la canciller alemana, Angela Merkel: "Ningún presidente ni alcalde hereda problemas. Se supone que los conoce de antemano y por eso se hace elegir, para gobernar con el propósito de corregir esos problemas. Culpar a los predecesores es la salida fácil y mediocre de los malos gobiernos".

En nuestro país, ese recurso ha sido usado varias veces. Por caso, Carlos Menem habló casi hasta el final de sus diez años y medio de mandato de haber recibido "un país en llamas" de Raúl Alfonsín, y Néstor Kirchner señaló que su misión principal era que la Argentina "saliera del infierno", del mismo modo que Cristina Fernández, en cada momento negativo de sus dos gestiones, recurría a comparar con el comienzo del ciclo político kirchnerista, en 2003. Sería bueno que Alberto Fernández y Axel Kicillof -y quienes los acompañan- vayan dejando esa tentación de lado.