Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

El año electoral tuvo su puntapié inicial el 17 de febrero cuando en La Pampa se disputaron las internas de Cambiemos. Aquel domingo, la apuesta del presidente, Javier Mac Allister, perdió contra el radical Daniel Kroneberger. De allí en adelante todo fueron malas noticias para Balcarce 50. Seis provincias fueron a las urnas, y en dos de ellas se eligió gobernador, cargo mantenido por el oficialismo provincial. En total, 2.158.788 personas pasaron por el cuarto oscuro, y el apoyo a los aliados de Mauricio Macri fue tan solo de 471.247 votos, es decir, un 21,82%.

La subjetividad de las encuestas se desvanece con los números que pusieron sobre la mesa las seis elecciones provinciales. Un dato fáctico prevaleció en todos los comicios: no ganó ningún candidato bendecido por Casa Rosada. Con distintas estrategias (cambios en los nombres de las fórmulas, internas entre el PRO y la UCR, lista única, foto con los aspirantes).

Cambiemos no obtuvo ninguna mayoría electoral, lo cual lleva dolor de cabeza al equipo del Presidente. El panorama, además, se mantiene sombrío para los próximos comicios. La primera derrota fue a mediados de febrero, en La Pampa. El radical Daniel Kroneberger, actual diputado nacional, se impuso en las internas ante Javier Mac Allister por un 65,66% (18.891) a 34,34% (9.881). Esos 10.000 votos de diferencia fueron resumidos por el propio ex jugador de Boca Juniors: "Quienes estamos cerca del Presidente podemos tener una elección más complicada".

El 10 de marzo se disputó la primera elección general. El destino, Neuquén. Como era de esperarse, el Movimiento Popular Neuquino (que gobierna el territorio desde 1962, interrumpido por gobiernos de facto) retuvo la provincia. Omar Gutiérrez, con casi 150.000 votos, llegó al 40%. El segundo lugar fue para Ramón Rioseco, de Unidad Ciudadana, con 25,9%. Tercero y lejos quedó Horacio "Pechi" Quiroga. El representante de Cambiemos, con el 15,04%, recibió el respaldo de 56.097 neuquinos.

En el último día del mes, los cuartos oscuro decoraron San Juan. El ganador de las PASO fue el mandatario provincial, Sergio Uñac (PJ), quien recibió la confianza de 208.207 (55,74%) sanjuaninos. En la provincia de cuyo, Cambiemos sufrió un cimbronazo cuando el senador y jefe del espacio macrista en San Juan, Roberto Basualdo, bajó su candidatura tras un escándalo: es el legislador con mayor número de asesores.

Tras el episodio quien salió a disputar las primarias contra Uñac fue Marcelo Orrego (Frente con Vos), pero no alcanzó. Las 120.209 boletas con su nombre lo posicionaron segundo con un 32,18 por ciento. Río Negro fue la segunda provincia en elegir gobernador. Y al igual que Neuquén, el oficialismo provincial retuvo el cargo. Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro) superó al kirchnerismo, representado por Martín Soria, por 52,63% a 34,97%. Quien miró la elección desde lejos fue Lorena Matzen, diputada radical con poco apoyo del Ejecutivo nacional: apenas 22.000 votos, es decir, 5,66%. "No habrá octubre para Cambiemos si no cuidamos los resultados provinciales", se quejó.

Macri también midió sus fuerzas en Chubut, donde el 7 de abril se disputaron las PASO. El kirchnerismo unido (repartido en listas del Frente Patriótico Chubutense) tuvo el respaldo del 32,48%, mientras que la lista del gobernador Mariano Arcioni llegó al 31,72%. Gustavo Menna, el candidato de la UCR acompañado por nombres del PRO, se quedó con el tercer lugar. Unos 43.560 votos significaron el 14% del electorado.

En la única provincia que el titular del Ejecutivo hizo campaña fue en Entre Ríos, que fue a las urnas el 14 de abril. Su postulante para las primarias, Atilio Benedetti, quedó segundo con el 33,65%. Esos 219.447 respaldos lejos estuvieron de Gustavo Bordet (PJ), quien superó el 58% de los votos.

Con la mira en Santa Fe

La provincia gobernada por Miguel Lifschitz es la tercera jurisdicción con mayor cantidad de votantes. Detrás de Buenos Aires y Córdoba, la tierra santafesina representa el 8,2% del electorado nacional. Y la apuesta del oficialismo será José Manuel Corral, quien disputará la gobernación el 16 de junio.

Sus rivales se terminarán de conocer el próximo domingo, cuando el peronismo defina sus internas entre Omar Perotti y María Eugenia Bielsa. Sin embargo, Corral, en diálogo con La Capital, se mostró optimista: "Como en 2017, Cambiemos volverá a ganar las elecciones en la provincia".

La "zona núcleo"

Para Jaime Durán Barba, la carrera a la reelección de Macri empieza en la noche del 12 de mayo, cuando se den a conocer los resultados de Córdoba, provincia que ese domingo elegirá gobernador. El asesor presidencial apuesta a lo que llama la "zona núcleo": Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Capital Federal y Buenos Aires. Esas cinco jurisdicciones suman el 66,2% del electorado nacional, siendo la provincia comandada por María Eugenia Vidal la madre de las batallas.

En el territorio bonaerense hay más de 12.200.000 electores, por eso la campaña apunta, principalmente, a fortalecer la provincia, teniendo en cuenta que el macrismo concentra poder en la primera sección (norte del conurbano) donde los votos superan los 4,3 millones. La tercera sección (zona sur) tiene la misma cantidad de sufragios, pero allí el caudillo con mayor peso tiene otro nombre: Cristina Fernández de Kirchner.

Con las cartas sobre la mesa, desde el oficialismo apuntarán a reforzar el interior provincial (más de 3,7 millones de votantes) que en los últimos meses le quitó el apoyo al líder de Cambiemos. Las encuestas desalentadoras y los números negativos son un combo fatal para Cambiemos, alianza que continuará definiendo su rumbo este martes, cuando Macri reúna a María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Gustavo Valdés (Corrientes), Alfredo Cornejo (Mendoza), y Gerardo Morales, gobernador jujeño.