Por Roberto Di Sandro
El Decano
70 años en la Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Eran las seis de la tarde de ayer, sábado. Me llamaron por teléfono del diario para preguntar: “¿Cuándo mandás la columna de Intimidades?”. A esa hora, casi siempre, la sección ya ha llegado a “Crónica”. Esta vez fue más difícil comenzar. ¿Por qué? Quizás una pregunta obvia: “No sabía por dónde”, respondimos a nuestro cuerpo político. Y era real. Hay tantas indefiniciones para dar una noticia debido a que se suceden hechos dentro del ámbito oficial que generan inquietud, tensiones y preocupaciones.

Un ministro al que se le fue la mano con una designación impropia y, además, en el léxico grosero; un “choque” del gobierno con un sector importante de la comunidad gremial (docentes); una situación socioeconómica que sólo se regula a través de aumentos de precios en los servicios y en la canasta familiar; críticas de personajes que del otro lado del gobierno buscan desestabilizarlos y así: una detrás de la otra. Las que diagnostican cierto optimismo son muy pocas, pero abren expectativas futuras. De allí que dispuse “ordenar” la descripción de la columna y la inicie así: a pocas horas de su visita a Rusia, Suiza, Francia y tal vez Alemania, el presidente Mauricio Macri dejó una agenda para “todo el gabinete que deberá buscar el entendimiento pertinente con el fin de lograr soluciones”.

Macri pone en manos de la vicepresidenta Gabriela Michetti y de su mano derecha, Marcos Peña, todo el cúmulo de proyectos que deben ser analizados de aquí a fin de mes, cuando vuelva. Ese número de inquietudes que son incontables, dijo una voz que surgió en los pasillos rosados, emulando a un personaje de Beto Casella, en “Bendita”: “¿Qué, querés más?”. Así, tratando de describir y exhibir algunos anuncios “exclusivos”, completamos los siguientes bloques.
 

Reto sí, renuncia no

Después de lo que dijo Jorge Triaca sobre su empleada doméstica y una designación fuera de toda reglamentación, Macri se enojó. No lo dijeron abiertamente, pero “lo retó”. Después corrió la versión de su renuncia. La desmintió el jefe de gabinete, tratando de poner paños fríos. Triaca, arrepentido en este caso, buscó la reparación a través de la desmentida y se fue a vacacionar a Mar del Plata. Pero la cosa no terminó allí. La Oficina Anticorrupción que preside Laura Alonso le inició una investigación por la incorporación de esa empleada doméstica al SOMU. Por eso, las expectativas continúan. También el mismo sector inició 27 investigaciones de funcionarios del gobierno. El más crítico es el del ministro de Ambiente, Sergio Bergman. A esperar qué pasa.
 

¿Cambio de estrategia?

Figura en amplio tándem de propuestas, que analizarán los que se quedan en Buenos Aires, un posible cambio de estrategia del gobierno. En el caso de la CGT, por ejemplo, siguen insistiendo en que “Macri debe dialogar directamente con el sector sindical”. “Un mano a mano” con todos o en forma separada, pero reuniéndose. La paralización del proyecto sobre reforma laboral es un hecho concreto: Se analizará “con todo el tiempo que sea necesario” -se acotó- en las sesiones ordinarias. Lo dispuso Macri. En ese término hay confianza del Ejecutivo. En tanto, la jefa de Desarrollo Social, Carolina Stanley, lo debe hacer con las agrupaciones sociales. “Un plan de diálogo amplio”, dicen los que están al tanto. Justamente, por el lado del ministerio de Rogelio Frigerio se está proyectando un encuentro con los gobernadores “de todos los colores políticos”. “Crónica” escuchó que “lo pidieron los mismos mandatarios provinciales para tratar muchos temas y entendernos”. Dicen que al regreso de Macri de su viaje se va a concretar el encuentro. Dicen que dicen.
 

Breves y sabrosas

Un bloque que recibe numerosos llamados por correo electrónico. Todos quieren opinar. Nos parece excelente. Por ejemplo, se confirma la primicia de esta sección: llega el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson. Lo hará el 3 de febrero. Irá a San Carlos de Bariloche. Allí, se piensa, se encontrará con Macri. Trae una serie de asuntos del polémico mandatario norteamericano. En el “abecedario” que damos sobre reales y los que no lo son, figura en la B) cómo espiaba el Presidente, tras las cortinas de su despacho, las obras que se hacen en Plaza de Mayo. Miró y los hizo llamar a los obreros. Habló con ellos y tomó un largo café. También le informaron sobre las obras que se hacen dentro de la Casa Rosada. En la C) el gobierno va a reflotar el proyecto de Boleta Única Electrónica. Lo hablaron el otro día Macri y Frigerio. Fue la última de este espacio.
 

A Rusia “con amor”

El Presidente lleva un núcleo importante de empresarios. Va a buscar inversiones. Pero hay algo que le va a ofrecer, así lo destacan algunos funcionarios, Vladimir Putin a Macri. Un barco tecnológico para que se quede indefinidamente en la Argentina a fin de localizar a los 44 héroes que se hundieron en el submarino ARA “San Juan”. Y, también, resonó en la versión el propósito de ir a Alemania para ver el astillero donde se construyó la nave desaparecida. No sólo el propósito de inversiones, sino también se mencionan estos dos objetivos. A no olvidarse de esos héroes, señores.

En el final, una nueva mención del inicio de la columna. Aludimos a los problemas que aquejan a los argentinos en estos momentos y que deben solucionarse. Seguramente faltan algunos otros que son registrados a diario. El domingo Crónica Intimidades dirá muchas otras cosas. En tanto, el viernes, como ya es habitual, a las 20.30 en Crónica Televisión, informaremos de todo lo que no se dice. Chau.