Desde que tomó el mando de la provincia de Santa Fe, el gobernador Omar Perotti pidió a la legislatura provincial la declaración de la emergencia en seguridad, denunciando la falta de acción de sus antecesores del socialismo. Sin embargo, su minoría legislativa no le permitió tejer acuerdos con la oposición, que rechaza las críticas y además exige cambios en la política que adoptó el ministro Marcelo Saín respecto de la lucha contra el narcotráfico y recambio de los altos mandos policiales.

Además, el diálogo político estuvo totalmente ausente durante los primeros meses, complicando aún más la sanción de la norma clave para dar mayores facultades al Ejecutivo en el control del territorio. En Rosario asesinaron a 41 personas en lo que va del año. Este jueves Perotti anunció que enviará un proyecto nuevo, que suma no sólo la emergencia en seguridad, sino también otra como la financiera, la alimentaria y la sanitaria.

En el texto, al que accedió Crónica, se explica la inmensa deuda que tiene la provincia con distintos organismos y proveedores, y destaca la imposibilidad de acceder al mercado de créditos. También se destaca que habrá un régimen de asistencia financiera a los municipios, en una búsqueda por lograr mayor consenso político.

Según se explicó desde la gobernación, se intentará votar el proyecto el próximo jueves, para lo que se deberá negociar una vez más con la oposición, que involucra a un sector del PJ, el radicalismo y los socialistas.