Jubilados y manifestantes reclamaban entrar a la reunión. (Twitter)

Luego de la tensión que se vivió en la Cámara de Diputados por la exigencia de jubilados y manifestantes por participar del debate, el oficialista interbloque Cambiemos de la Cámara de Diputados consiguió este martes el dictamen de mayoría sobre el proyecto de ley de reforma previsional, con 39 firmas (sobre un total de 80) y el apoyo de los diputados del Frente Santiagueño y del peronismo de Argentina Federal.

El proyecto plantea:

• Aumento en la edad para acceder a la jubilación, que hoy va de los 57 a los 60 años, y que pasará a los 65.

• Tendrá derecho a la jubilación ordinaria el afiliado que compute treinta y cinco (35) años de servicios como mínimo y que hubiera cumplido sesenta y cinco (65) años de edad.

• Añade que la aplicación de la nueva edad mínima se realizará gradualmente con la siguiente escala: sesenta y un (61) años de edad en los años 2020 y 2021, sesenta y dos (62) años de edad en los años 2022 y 2023, sesenta y tres (63) años de edad en los años 2024 y 2025, sesenta y cuatro (64) años de edad en los años 2026 y 2027, sesenta y cinco (65) años de edad a partir del año 2028.

Desde el Gobierno explicaron que el sistema previsional del Bapro tiene entre 15 y 16 mil pasivos que cobran haberes de un promedio de 45 mil pesos y que, en algunos casos, llegan a los 160 mil, y se financia con los aportes de unos 8 mil trabajadores.

"Ningún banco público argentino cuenta con un sistema así. Esto inevitablemente genera déficit", expresaron y apuntaron que para 2018 ese déficit rondará los 670 millones.

"Con ese dinero, la provincia puede triplicar el Plan Más Vida o construir 6 hospitales", graficaron, y remarcaron que el objetivo es "que los bonaerenses no sigan financiando el déficit de la caja del Bapro".