Por Gabriel Calisto

@GCalisto

Fue el candidato más votado de Cambiemos en el 2017. Un número puesto para arrebatarle una gobernación al peronismo este año. Pese a los malos datos de la gestión de Mauricio Macri, la candidatura de Atilio Benedetti en Entre Ríos despertaba entusiasmo dentro del oficialismo nacional.

“Vamos a ser competitivos. Las encuestas nos dan entre cuatro y seis puntos abajo del gobernador, una diferencia que se puede revertir desde las primarias a las generales”, se envalentaban desde la Rosada en la previa. Tanto, que hasta el propio presidente decidió dejar de lado su ausencia electoral para visitar la provincia e inaugurar obras con sus candidatos.

En medio de una seguidilla de pésimos resultados, Macri ponía el cuerpo para acompañar al menos a uno de los aspirantes radicales a una gobernación. La importancia de la provincia, una de las de la zona centro, donde se concentran la mayor cantidad de votantes del país y donde Cambiemos tuvo su mayor respaldo tanto en 2015 como en 2017, empujaba aún más la confianza de los hombres del presidente.

Las encuestas y previsiones, una vez más, estuvieron erradas. Como pasó en casi todos los distritos, el oficialismo provincial se impuso. Como pasó en casi todos los distritos, las cifras que anticipaban una paridad fueron desmentidas en las urnas. El peronismo, unido, logró 25 puntos de ventaja. Rápidamente se puso en marcha el operativo “contención”.

En Cambiemos pidieron comparar las cifras de la noche del domingo con las del 2015, y no con 2017. Allí se perdieron “apenas” 4 puntos, poco considerando el mal momento económico y político del gobierno. También señalan que el PJ no creció, sino que sumó las boletas que antes iban divididas entre el espacio del gobernador y el kirchnerismo duro, que ahora se encolumnó detrás de un mandatario al que criticaron duramente por su buen vínculo con Macri. “Lo cierto es que la gente de la provincia está muy informada, y si no siente que cumpliste sus expectativas te castiga en las elecciones. Eso le pasó a Benedetti”, le dijo a Crónica el diputado nacional por Entre Ríos Juan José Bahillo, que celebró junto a Bordet.

Sobre la participación del presidente en la campaña, Bahillo estimó que “es difícil decir si le restó poco o mucho a su candidato, pero es innegable que no le sumó nada. A cualquier lugar que vaya Macri se va a hablar de desempleo, de inflación y de la crisis. Eso no ayuda a los que buscan discutir problemas de la provincia sin tener en cuenta el contexto nacional”, agregó.

Dedicados a conservar la ventaja, -incluso a ampliarla-, el legislador nacional destacó que la unidad del peronismo fue la llave para una victoria resonante: “nosotros no vamos a cometer el error que hicieron otros gobernadores de esta provincia, de aprovechar esto para impulsarnos a una candidatura nacional. Pero es claro que la unidad del peronismo da rédito electoral. Bordet destacó también la experiencia de San Juan, está claro que el camino es este”, concluyó.