Gobernadores por un lado, kirchnerista por el otro. Apenas cuatro días antes del inicio del nuevo esquema legislativo, que tendrá a Cristina Fernández de Kirchner nuevamente en el Senado nacional, el rionegrino Miguel Pichetto cumplió su anticipo de no permitir que la ex presidenta se sume al bloque mayoritario del PJ-FpV, y anunció la conformación de un nuevo espacio.

Ayer se presentó la nota formal ante la presidencia de la Cámara Alta, en la que se crea el Bloque Justicialista y el Interbloque Argentina Federal, que estará compuesto por los 21 miembros del primero más dos senadores de La Pampa, y otros dos de Chubut. En total, serán 25, exactamente la misma cantidad que tendrá el interbloque oficialista de Cambiemos, que ahora podrá negociar las autoridades de las comisiones.

El interbloque será lógicamente presidido por Pichetto, y transparente lo que ya era una ruptura de hecho: los senadores que responden a provincias gobernadas por peronistas votan por lo general negociando y acompañando las iniciativas del oficialismo nacional, al tiempo que un grupo minoritario, asociado a un kirchnerismo duro, lo hacía por la negativa.

¿Y Cristina?
La ex presidenta llegará entonces a un Senado en el que tendrá un grupo de entre 7 y 12 seguidores, ya que habrá que esperar la decisión de los senadores misioneros y santiagueños para ver si se suman al bloque de la senadora electa por Buenos Aires, cuyo nombre aún se desconoce.