"Estoy emocionada a pesar de la situación. Estas batallas que las madres venimos llevando adelante desde hace 42 años, no son nuevas. La única batalla que no hemos podido ganar hasta ahora es la de encontrarnos con nuestros hijos", dijo la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, mientras resistía el allanamiento a la sede en el marco del proceso de quiebra que fue dictado por el juez en lo Comercial N° 13 Fernando Javier Perillo para la confecciòn de un inventario de la Casa de las Madres ubicada en avenida Yrigoyen al 1584.

LEÉ TAMBIÉN: Protesta en sede de Madres de Plaza de Mayo por nuevo procedimiento judicial

Hebe habló ante los militantes que, conocida la decisión judicial, este lunes por la mañana, se convocaron en la puerta del lugar para solidarizarse. "Esta casa es de todos, no es de las madres, esta casa la hicimos, cuidamos y defendimos con el mismo criterio que nuestros hijos dieron la vida, por los otros y para los otros". Además añadió que incluso "hay visitas guiadas" que permiten conocer "más profundamente la casa y la historia de las madres"

"La única batalla que no hemos podido ganar hasta ahora es la de encontrarnos con nuestros hijos"

De Bonafini aseguró que "no importa que pase, que diga el juez, que diga el síndico". (Foto: Rubén Paredes, diario Crónica )

LEÉ TAMBIÉN: Nora Cortiñas perdió su bastón y lanzaron campaña en redes para encontrarlo

"Si fueramos buenas, prolijitas y estuviéramos calladas haciéndonos las pacifistas no sucedería esto", aseguró. Luego, declaró en forma contundente: "Somos pacíficas pero no pacifistas. Son dos cosas absolutamente diferentes". 

"Es todo tan falso, tan siniestro y tan metiroso, que la verdad me chupa un huevo"

Finalmente, de Bonafini cerró su disertación diciendo: "No importa que pase, que diga el juez, que diga el síndico". Y, concluyó: "Es todo tan falso, tan siniestro y tan mentiroso, que la verdad me chupa un huevo". 

 

Cabe destacar también que, desde la Asociación Madres de Plaza de Mayo, emitieron un documento en el que repudiaron el operativo judicial ya que "carece de fundamentos legales y evidencia fines políticos". Afirmaron que "detrás de la orden judicial, actúan, el Ministro de Justicia, Germán Garavano; el operador judicial, Daniel Angelici; y su amigo, el Juez Javier Bujan".