El expresidente boliviano Evo Morales agradeció este sábado el apoyo que recibió desde distintos sectores políticos y sociales durante su exilio en la Argentina y volvió a acusar a la Organización de los Estados Americanos (OEA) de "golpista", en una conferencia de prensa antes de su regreso a Bolivia.

"El resultado de las elecciones demostró que no hubo fraude", insistió Morales en la sede de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), en el barrio porteño de Balvanera.

"La OEA es golpista, (su secretario general) Luis Almagro y su equipo son golpistas", afirmó el exmandatario boliviano, quien se preguntó donde están las autoridades del organismo ahora, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denuncia fraude.

Elecciones en Estados Unidos y derrota de Donald Trump

Al referirse a las elecciones en Estados Unidos, Morales dijo que no se alegra del triunfo del candidato demócrata, Joe Biden, sino de que haya perdido Trump, a quien calificó de "enemigo de la madre tierra" y recordó que se había retirado del acuerdo de Paris sobre el cambio climático.


"El fascista, racista está siendo derrotado", se alegró Morales.

Denuncias de fraude en Bolivia

En otro momento, recordó cuando hace un año tuvo que salir de Bolivia asediado por las denuncias de fraude.

"Ese 11 de noviembre, cuando tenía muchos problemas para salir, no sé cuantas llamadas (recibí) del hermano Alberto Fernandez", señaló el expresidente y recordó que también lo ayudaron los presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; Cuba, Miguel Díaz Canel, y Paraguay, Mario Abdo Benitez, que le permitió aterrizar para cargar combustible.

"Ese día parte del territorio sudamericano estaba bajo control de Estados Unidos", sostuvo Morales y agregó que altos funcionarios mexicanos que le revelaron que Washington no quería que él regresara a Bolivia.

Contó que él se quería instalar en la frontera para dirigir la campaña política de cara a las elecciones del 18 de octubre pero Estados Unidos se lo impidió. "La Argentina me autorizaba, pero tampoco quise (crearle) un problema y suspendí las actividades en la frontera", dijo.

Morales tampoco quiso generar divisiones en Bolivia, por lo que ya anticipó que no tiene planes de formar parte del gobierno sino que se dedicará a la agricultura -"lo que siempre he hecho"- y a la cría de peces, además de compartir su experiencia en la lucha sindical y en la función pública.

"Tengo la obligación de compartir esa experiencia de lucha, no solo en Bolivia", anticipó.

Por último agradeció a las decenas de personas que lo ayudaron durante su estancia en Argentina, que le prestaron casa y no quisieron cobrarle ningún gasto.

Relató que en el barrio de Liniers, donde vivió la mayor parte del año, los bolivianos le acercaban cajones con verduras y platos de comida preparada, mientras los argentinos lo invitaban a comer asados.

"Parte de mi vida queda en la Argentina", aseguró el expresidente que partirá mañana hacia Jujuy.

"Me voy por tierra hasta La Quiaca y pasado mañana, entre las 10 y las 11, estaré cruzando la frontera. Espero que no haya problemas jurídicos", señaló.

Ver más productos

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Ver más productos