"Les queda poco tiempo”. Hugo Moyano fue un pasito más allá. En diálogo por Crónica TV, el dirigente camionero apuntó nuevamente contra el gobierno de Mauricio Macri. Además, ratificó la movilización para el 22 de febrero y se metió de lleno en las internas de la CGT: “Hay dirigentes sindicales que son oficialistas”.

Estuvo una hora sentado frente a Santiago Cúneo en “1+1=3”. Habló de todo, pero los dardos más pesados estuvieron direccionados hacia la Casa Rosada. “Quieren quitarle derechos a los trabajadores. Reducirle salarios. Pero les queda poco tiempo. La gente está convencida que este gobierno está fracasando. Han endeudado el país”, detalló Hugo Moyano.

Como en otras oportunidades, relacionó a funcionarios de Cambiemos con la dictadura militar y también dedicó unas palabras para los jubilados: “La Reparación Histórica es una mentira total. Yo me metí con Franco (el padre del Presidente) porque él se metió con mi vieja de 100 años. Le rebajó el sueldo”.

La pelea entre la familia Moyano y el gobierno no es nueva. Desde hace meses ambos actores son los protagonistas de la novela del verano, que aún no se sabe ni cuándo ni cómo puede ser el final. Lo cierto es que ayer el ex cegetista escribió un nuevo capítulo al disparar: “Nosotros vamos a defender la democracia, por eso la decisión de protestar. Todos los días despiden trabajadores, los impuestos aumentan brutalmente, endeudan al país. Yo creo que ni ellos mismos se dan cuenta de las cosas que dicen, porque la gente ya no les cree”.

Para Hugo Moyano, los ataques que él sufre tienen un solo objetivo: “Me quieren callar”. “El gobierno mezcla todo para callar y atemorizar a la gente. Con algunos dirigentes gremiales lo está logrando. Yo estoy acostumbrado. Y lo juro por mis hijos, con tal de defender a los trabajadores prefiero ir en cana”.

El presidente de Independiente recordó que la relación con Mauricio Macri se enfrió hace unos tres meses, cuando “me pedían apoyar la reforma laboral, pero ni loco. Prefiero que me maten. Yo no voy a apoyar algo que va en contra de los trabajadores”. En ese sentido, envió un mensaje que sonó fuertemente en la CGT. “Hay dirigentes que hace días firman aumentos del 6%. Ellos son oficialistas y no tienen la culpa si cambian los gobiernos”, dijo en forma de chicana.

A su vez, dedicó unas palabras para Héctor Daer, triunviro que tildó a la movilización del 22 como “una marcha de Camioneros. “No me sorprendió -dijo Moyano-. Pero sí les digo que se equivocan al decir que con marchar me acompañan a mí. Ese día se acompaña a los trabajadores. Acá hay despidos masivos, reducciones de salarios, recortes en los jubilados”.

Gremios oficialistas
Si alguien faltaba que eche más leña al fuego en la división de Azopardo, es el ex secretario general de la CGT. Y este domingo fue su turno. “El gobierno quiere un sindicalismo subordinado que diga siempre que sí. Y el dirigente gremial que es así que se dedique a otra cosa. Con amigos como ellos uno no necesita enemigos”, manifestó el camionero.

En cuanto a la movilización del jueves 22 ratificó que se hace (“es en un horario diferente a los actos por la Tragedia de Once”) y aclaró que no es un paro: “es una marcha en 9 de Julio, sobre el Ministerio de Desarrollo Social”“Va a ser una movilización correcta e importante, porque se va a poder demostrar que hay muchísima gente que no está de acuerdo. Y si la situación no mejora, habrá más protestas”, amenazó el dirigente gremial. Independiente Por otra parte, habló de Independiente, club que encontró “quebrado”. “Cuando entramos tuvimos que lavar todo, porque estaba lleno de mugre”, dijo parafraseando a la acusación de lavado de dinero en el club de Avellaneda que pesa sobre la familia Moyano.

Ahora habrá que esperar para ver quién es el encargado del gobierno que sale, nuevamente, a responder las acusaciones de Hugo.