El gobierno argentino se mostró esperanzado en lograr avances en la discusión por la soberanía de las Islas Malvinas.

Tras participar del comité de descolonización de la ONU, el canciller Jorge Faurie pidió una vez más al secretario general del organismo, Antonio Guterres, que ejerza su rol “de buenos oficios” para reiniciar las negociaciones entre los dos estados.

“La tarea comenzó en 1982, luego de la guerra, y en aquel entonces se avanzó mucho en cerrar las heridas de la guerra. Ahora queremos que vaya un paso más allá y empecemos a discutir este tema que también es muy importante”, le dijo el funcionario a Crónica.

Faurie destacó que “es un momento oportuno, porque las relaciones han dado muestras desde los dos lados de madurez política: nosotros, retomando el vínculo con Gran Bretaña en distintas áreas, y ellos colaborando con lo que fue la identificación de los cuerpos del cementerio de Darwin. Ahora hay que dar este otro paso”.

Las expectativas, sin embargo, son moderadas: “el momento político de Gran Bretaña genera dudas”, dijo Faurie.

Allá, la primer ministro Theresa May está saliendo de su gobierno en medio de una crisis política y una larga discusión sobre la ruptura de los “piratas” con la Unión Europea, sin conocer quién será el sucesor, ni cuál será su política exterior.

Respecto de la mediación, el canciller argentino remarcó que no se trata de un endurecimiento de la postura argentina, “sino de pedirle a alguien, de probada imparcialidad, que se acerque y genere los términos de confianza para una negociación razonable”.

Disputa petrolera

En diálogo con Crónica, el titular del Palacio San Martín respondió también respecto de la polémica licitación para explorar -con empresas extranjeras- el lecho marítimo argentino, incluyendo la zona cercana a las Malvinas, algo que fue rechazado y judicializado por la provincia de Tierra del Fuego, que objeta la participación de empresas que violaron la ley argentina que impide hacer esas mismas tareas junto a los kelpers en el lecho de las Islas. 

“La licitación es de prospección: es decir, queremos saber qué hay en nuestro territorio y cómo explotarlo en caso que haya gas o petróleo. Nosotros no le estamos regalando nuestro patrimonio a nadie, pero no podemos tener una riqueza ahí y no explotarla. Lo que planteamos es lo mismo que hacen Brasil, Qatar y tantísimos otros paises”, aseguró.

En ese sentido, reclamó que “tenemos que entrar de lleno al siglo XXI en este tema, porque no tiene lógica guardar eso para el futuro como se reclama, ya que en algunos años la energía va a generar riqueza desde otros ámbitos, y habremos perdido esta oportunidad”.

Respecto del eje de la cuestión, las empresas extranjeras que operaron en Malvinas, dijo que "nuestro país no tiene capital, y estas búsquedas requieren una inversión enorme, por lo que lo lógico es buscar socios con experiencia y conocimiento".

La gira de Macri

Por último, Faurie opinó sobre la gira por Asia que lleva adelante el presidente Mauricio Macri, que finalizará con la cumbre del G20. “Indonesia es un mercado con un potencial muy importante. Ahí están nuestros consumidores, y es clave la visita del presidente”, remarcó de su primer destino.

También mencionó la visita del jefe de gabinete Marcos Peña a China, estado con el que se negocia el financiamiento para una nueva central nuclear: “es una relación muy rica para nuestro país, donde se discuten numerosos puntos, y la economía es un aspecto importante, en el que logramos que abran su mercado a nuestros productos”.

Sobre el G20, reseñó apenas que “el encuentro de los líderes más importantes del mundo siempre termina discutiendo el contexto”, y enumeró además de la disputa comercial entre Estados Unidos y China “la apertura de mercados y el acceso a la tecnología”, al tiempo que marcó que Argentina planteará que “hay una desigualdad marcada en el crecimiento, donde los países desarrollados avanzan a un paso considerablemente mayor que los que no lo están, ampliando las diferencias”.