Se espera con particular expectativa política el informe que brindará este miércoles en la Cámara de Diputados el jefe de Gabinete, Marcos Peña, después de semanas de "turbulencia" financiera y cambiaria y de duro debate legislativo por los tarifazos en las facturas de los servicios públicos.

En tándem con Emilio Monzó, revitalizado políticamente por su retorno a la llamada "mesa chica" de decisiones del gobierno, el funcionario nacional se presentará desde las 11 en la Cámara baja, para presentar su informe de gestión y responder preguntas de los legisladores opositores, que se anticipan filosas.

Más allá de las respuestas por escrito a requerimientos de los diputados, contenidas en el Informe 110 que en las próximas horas publicará en su página web la Jefatura de Gabinete, Peña deberá contestar las previsibles críticas opositoras por la decisión de acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para pedir un préstamo "preventivo".

También habrá seguras referencias al debate por tarifas, cuyo tratamiento se definirá este martes en un plenario de comisiones del Senado. Referentes legislativos del Frente para la Victoria, de Argentina Federal y del Frente Renovador, como Axel Kicillof, Diego Bossio y Marco Lavagna, respectivamente, preguntarán a Peña por la "turbulencia" cambiaria que implicó una fuerte devaluación en el último mes, con sus proyecciones inflacionarias.

En el fin de semana, Lavagna sostuvo que "estamos viviendo en un país que invierte en deuda" y sostuvo que "no se puede avanzar en un modelo donde se excluye a una parte de los argentinos". Desde el kirchnerismo, el bloque de diputados nacionales rechazó las negociaciones abiertas con el FMI y reclamó que cualquier acuerdo sea discutido previamente en el Congreso.