Diputados y senadores nacionales de las diferentes fuerzas que integran el Congreso aguardan el ingreso del proyecto del Poder Ejecutivo sobre el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la deuda para terminar de definir sus posicionamientos, en tanto que mantienen la expectativa sobre las definiciones que pueda dar el presidente Alberto Fernández en su discurso del martes ante la Asamblea Legislativa.

Agotada ya la posibilidad de que la iniciativa ingresara en la semana que finaliza, desde la Presidencia de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, tomó las medidas correspondientes para que la Mesa de Entrada de proyectos funcione durante el fin de semana largo, incluyendo los feriados de carnaval del lunes y del martes.

La idea del oficialismo parlamentario, con base en conversaciones mantenidas con Casa de Gobierno, es que el proyecto esté presentado antes de que el Presidente de inicio al 140 período de sesiones ordinarias del Congreso, el próximo martes 1 al mediodía.

Con el texto sobre la mesa de debate, los diputados y senadores que aún no definieron sus posturas comenzarán a hacerlo, para terminar de esclarecer el escenario de cara a las votaciones que, según fuentes parlamentarias, se realizarían entre la segunda y la cuarta semana de marzo.

En este sentido, no descartan que, con la media sanción de la Cámara de Diputados sobre la mesa, el FMI acceda a otorgar un "período de gracia" en relación con el próximo desembolso, programado para el martes 22.

 


Sobre el cronograma de trabajo que se implementará en el Congreso, el lunes pasado el Presidente recibió al titular de la Cámara de Diputados.

Por lo pronto, en relación a los votos, en Diputados el Frente de Todos, tiene asegurados unos 80 en favor del proyecto, sobre los 118 que integran el espacio, con un núcleo de peronistas históricos, representantes de los gobiernos provinciales y de intendencias, massistas y una parte de los referentes sindicales.

Hasta ver la 'letra chica' mantienen indefinido su posicionamiento definitivo, unos 35 y 38 diputados, entre los que se agrupan una mayoría de referentes de La Cámpora, kirchneristas del Instituto Patria, referentes de movimientos sociales y algunos sindicalistas.


En las cuentas que realizan cerca del despacho de Germán Martínez, reemplazante de Máximo Kirchner al frente del bloque, se entusiasman, además, con el respaldo que puedan tener por parte de más de la mitad de los 116 diputados de Juntos por el Cambio.

 

 

 


Un histórico asesor del peronismo en el Congreso confió a Télam que sumarían los votos de los 33 radicales -encolumnados en la postura del líder del partido y gobernador jujeño, Gerardo Morales-; de los 12 de Evolución Radical (sector de Martín Lousteau) 11 de la Coalición Cívica; de los 4 de Encuentro Federal (Eje Margarita Stolbizer-Emilio Monzó) y de una decena de diputados del PRO.

Esta última bancada es la que mayores dificultades está teniendo para unificar una posición, ya que muchos de sus legisladores se debaten entre avalar el acuerdo, en línea con un argumento de "gobernabilidad y previsión", o rechazarlo, para "no perder fuerza" ante un sector de su electorado que aplaude el anticipado rechazo de los libertarios al proyecto.

En el Senado, en tanto, el bloque oficialista cuenta con la ventaja de tener que resolver su postura una vez que ya se conozca el resultado de la votación en Diputados.

En ese sentido, el bloque del Frente de Todos mantiene el hermetismo respecto al acuerdo, ya que hasta ahora, la bancada que encabezan el formoseño José Mayans y la mendocina Anabel Fernández Sagasti no emitió ninguna postura unificada.

Sólo durante la semana pasada se escucharon las declaraciones del jefe del bloque y del representante de Entre Ríos, Edgardo Kueider, que expresaron opiniones diferentes: "Necesitamos el detalle del acuerdo con el FMI para saber en qué compromiso vamos a meter al país", había dicho Mayans, a lo que el mesopotámico le respondió que "acordar con el Fondo constituye una necesidad".

Ver comentarios