El financista Leonardo Fariña dio un nuevo paso en su condición de "arrepentido", con la esperanza de recibir una sentencia leve en el futuro juicio oral por la "ruta del dinero K". Es te miércoles, Fariña se presentó ante el juez federal Sebastián Casanello para firmar el acta como "imputado colaborador" en la causa por la que está procesado.

Por este mismo expediente, el empresario Lázaro Báez está preso en Ezeiza. Fariña, que aportó información sobre su paso por una empresa de Báez, concurrió a Comodro Py en bermuda y zapatillas para la "audiencia de homologación", en la cual firmó el acta bajo la nueva ley del arrepentido.

Fariña declaró como arrepentido en abril del año pasado, pero entonces no regía la actual ley, a la que ahora pidió acogerse.