No nos llama la atención que no haya venido (el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta). Como él se lo expresó al Presidente, no puede participar en este tipo de reuniones porque después tiene problemas internos dentro de su alianza (Juntos por el Cambio)”, manifestó este jueves la portavoz de Alberto Fernández, Gabriela Cerruti.

En una conferencia prensa, la funcionaria amplió: "Larreta fue invitado ayer, como ha sido invitado a otras reuniones, por eso sabemos que su respuesta es que no puede participar de actividades con el Gobierno nacional, aunque quisiera, porque esto le complica su interna, por eso decimos que privilegia su interna frente a los asuntos de Estado”.

Y agregó: "Frente a eso, decimos que el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires privilegia su interna antes que a los asuntos de Estado, y los intereses de las argentinas y los argentinos".

El martes último, un día antes del encuentro convocado por la administración central, Rodríguez Larreta había argumentado su negativa a participar.

“Desde Juntos por el Cambio, ratificamos la vocación de colaborar con la Argentina en la negociación (con el FMI); el compromiso está, siempre estuvo. Pero entendemos que así, como está planteada, es mucho más una reunión política que una reunión de trabajo institucional. El ámbito de diálogo es el Congreso”, enfatizó el mandatario capitalino.

Cerruti diferenció este jueves la posición adoptada por el gobernador de Jujuy, el dirigente de Juntos por el Cambio Gerardo Morales. El radical, antes de la reunión informativa, había dicho: "La deuda la contrajimos nosotros, lo menos que podemos hacer es ir a escuchar a Martín Guzmán”.

“Nos parece muy importante la postura del gobernador Morales, que habla de sensatez política en el sentido de hacerse cargo de que fue el Gobierno (de Cambiemos) que contrajo esta deuda, que nosotros hoy estamos intentando solucionar y que por lo menos hay que prestarse a una conversación”, distinguió Cerruti. 

La vocera presidencial, por último, sugirió que al Fondo Monetario Internacional (FMI) le interesa en estos momentos llevar a cabo principalmente una política de reducción del gasto público y que la administración central no está dispuesta a negociar por ese camino.

"La palabra ajuste está enterrada para este Gobierno", advirtió Cerruti, en línea con las afirmaciones de este miércoles del Presidente y del ministro de Economía en la reunión informativa que se efectuó en la Casa Rosada. 

Y finalizó: "La postura de la Argentina es que el FMI entienda que tenemos que crecer y fortificar la situación interna del país, para después poder pagar y cumplir con esta deuda que no contrajo este Gobierno, pero que intentará solucionar".