Nuevas versiones acerca de la muerte de Nisman. 

"No fue un suicidio, al fiscal Alberto Nisman lo mataron”, sería la conclusión de los peritos de Gendarmería Nacional, que será presentada entre hoy y mañana frente a la Justicia y que reavivará una fuerte polémica sobre el caso que lleva casi tres años sin resolución. Para los expertos de la fuerza, el asesinato lo llevaron a cabo dos personas, primero lo golpearon y luego le dieron ketamina para controlarlo.

La versión de Gendarmería sobre lo sucedido en el departamento de Le Parc, entre el 18 y el 19 de enero de 2015, presentaría claras coincidencias con la hipótesis de la querella a cargo de su ex mujer, la jueza Sandra Arroyo Salgado. En tanto, confronta con recientes revelaciones periodísticas. En principio, el peritaje se elevará a la Justicia a última hora de la noche de hoy o mañana viernes, a más tardar.

Se trata de las conclusiones de la Junta Interdisciplinaria convocada para dilucidar si el fiscal Nisman se suicidó o fue asesinado. Ayer se reunió para redactar el informe oficial, que será entregado al fiscal Eduardo Taiano, a cargo de la investigación.

Conclusiones

La versión de los analistas de Gendarmería Nacional, de ser tal cual adelantaron fuentes allegadas, ya genera una fuerte disputa con algunas versiones periodísticas que, en el arranque de esta semana, publicaron imágenes sobre la primera autopsia del cuerpo de Nisman. El resultado de ese informe sugiere, por el contrario, que se trató de un suicidio pues muestra el orificio de entrada de la bala arriba pero delante de la oreja y en línea recta.

 En la reconstrucción de Gendarmería, el disparo fue realizado arriba y atrás de la oreja, en forma perpendicular, de atrás hacia adelante, y sin apoyar el caño sobre la cabeza, en un mecanismo poco habitual para un suicidio. En tanto, los expertos ponderaron distintas pruebas que avalan un asesinato, como la falta de pólvora en las manos (que sería el resultante de la salpicadura del material que contiene la bala), la ketamina hallada en el cuerpo de Nisman (antes no descubierta), la llamada “autopsia psicológica” o la manipulación del celular y las computadoras, todas sostenidas por la querella como indicadores de un magnicidio.

Lagomarsino

Mientras probablemente Arroyo Salgado abone a esta teoría de los hechos, la versión claramente daña a la defensa del técnico informático, Diego Lagomarsino, quien le prestó a Nisman el arma de la cual salió el balazo que lo mató.