La reunión del presidente Mauricio Macri con los obispos de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sigue teniendo repercusiones. Este miércoles, el vocero de la entidad religiosa, Jorge Oesterheld, recalcó que, en su audiencia ante el primer mandatario, el grupo de curas planteó sus reparos a la reforma que acababa de ser sancionada.

"Para la gente grande, genera mucha inquietud. Las explicaciones técnicas habitualmente no las comprenden y les generan muchas inseguridades", afirmó Oesterheld en declaraciones a Télam. El presbítero subrayó que el Presidente prometió que "una vez que empiecen a cobrar, se van a quedar tranquilos que la plata les rinde lo que corresponde".

Sin embargo, el hijo del historietista desaparecido Héctor Oesterheld añadió que "nosotros percibimos, en la calle y en la gente, inquietud". También recalcó algo que exigió el Papa en sus numerosos mensajes contra la nueva ley: "La Iglesia reclama que el esfuerzo sea parejo para todos", en relación con las críticas que recibió el oficialismo por recortar a uno de los sectores más frágiles de la sociedad.

Además, los obispos mostraron su rechazo al proceder de las fuerzas de seguridad, especialmente durante el jueves 14. "La primera responsabilidad es de los gobernantes".

Pobreza y cambios
]Oesterheld explicó también que durante la charla, que se extendió durante una hora, plantearon al presidente Macri su preocupación porque "los índices de pobreza no se modifican" y que persiste "una pobreza estructural muy preocupante". "La pobreza afecta especialmente a los chicos. Hay que encontrar soluciones urgentes, porque los chicos no pueden esperar la macroeconomía", aseveró el vocero del Episcopado.

En ese sentido, destacaron que "el Presidente dijo que él comparte esa necesidad y que lo que se está haciendo es para reducir la pobreza".