El dirigente social y ex funcionario kirchnerista Luis DElía, preso en Marcos Paz por presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, llamó a "poner la protesta social en las calles" porque "hay que conseguir que Macri renuncie, que se vaya. Eso no es un golpe. Pedir la renuncia de alguien no es un acto sedicioso. Yo no lo deseo, va a pasar: no va a terminar su mandato", vaticinó.

En declaraciones a radio Con Vos, DElía dijo que vive la prisión "como un retiro espiritual". Tras definirse como "un preso político", recalcó que no está detenido "por ningún hecho de corrupción, sino por una arbitrariedad política brutal, por un memorándum que nunca firmé ni voté". En esa causa, "no hay culpables, pero sí hay condenados periodísticos", subrayó.

El dirigente matancero dijo que "lo que se vive en el penal es similar a lo que sucede en cualquier barrio humilde", y que por eso "no hay diferencias" entre su barrio de Laferrere y la cárcel. "Acá hay un chico preso por robar una rueda y otro una bicicleta. No estoy santificando a nadie, pero los chorros de este país están en espacios como Narco Delta´", según DElía.