El debate en la Cámara de Diputados por los tarifazos en los servicios públicos generó duros cruces de opositores y oficialistas, pero sobresalió el contrapunto discursivo de los jefes de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, y del interbloque Cambiemos, Mario Negri.

"Les quiero decir que tienen un gobierno que está más sucio que los baños de Retiro, les quiero decir que tienen la mitad del gabinete con la plata en el exterior, les quiero decir que tienen funcionarios que tienen cuentas offshore, que están en los paraísos fiscales, licúan su dinero, no pagan impuestos, y les voy a decir que tienen un presidente que fue acusado de contrabando agravado. ¡Contrabandista!", disparó con vehemencia Rossi, recibiendo el aplauso de sus diputados.

Dirigiéndose a la bancada oficialista, recordó que el presidente Mauricio Macri, debió afrontar una causa en la Justicia cuando "fue acusado por contrabando agravado y que salió absuelto por la mayoría de la Corte automática de los 90, y que la causa Macri estuvo entre los causales que impulsó esta Cámara de Diputados para destituir a los miembros de esa Corte (Suprema de Justicia) en el año 2003".

Finalmente, advirtió que "si el presidente va a vetar lo que puede ser una resolución del Congreso, otra vez nos está tomando el pelo".

Réplica

El radical Negri recogió el guante de las críticas kirchneristas, al señalar que el diputado nacional y ex ministro de Economía del anterior gobierno, Axel Kicillof "ni se calentó ni se mosqueó por exigirle un peso" al empresario Cristóbal López, quien actualmente tiene procesos en la Justicia.

"La AFIP dependía de un colega nuestro que era ministro de Economía cuando un empresario encargado de los combustibles se quedó con 8.000 palos del bolsillo de la gente como agente de retención", argumentó. Pidió a los diputados kirchneristas que "no vengan a discutir por izquierda acá que castiguen a uno u otro, cuando metieron debajo de la cama a uno de los empresarios que más estafó con la energía al Estado, mientras el que era ministro de Economía miraba para un costado", bramó el diputado radical.

Calificó la cuestión de la energía como "uno de los problemas más serios" que dejó la administración kirchnerista, porque están implicados los gobiernos nacional, provinciales y municipales. "Es quizá, uno de los íconos que dejó la hipoteca mayor del gobierno anterior", señaló.

"Ustedes provocaron un incendio en la Argentina y hoy lo que nos vienen a proponer es que entren los que todavía no pudieron estar adentro", acotó también elevando el tono de voz.