Después de la reunión que el ministro de Economía, Martín Guzmán, mantuvo la última semana con la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, el organismo multilateral reconoció este martes que deberá revisar la proyección del índice inflacionario del 48% como tope que había establecido en el programa acordado con el gobierno de Alberto Fernández.

Así lo afirmó el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Ilan Goldfajn, durante una conferencia de prensa virtual. "El programa tiene supuestos y tiene objetivos. La inflación es un supuesto y los supuestos pueden cambiar por los nuevos shocks de la economía global”, comentó al ser consultado sobre posibles modificaciones en el entendimiento firmado entre la Argentina y el Fondo.

En el acuerdo se estableció un rango de inflación de entre el 38% y el 48% para 2022, aunque se estima que por la suba de precios será mucho más alto. De hecho, el índice alcanzó el 16,1% durante el primer trimestre de este año, el registro más alto desde 1991.

 

"Como en mucho otros países, la Argentina fue afectada por el shock inflacionario mundial. Toda la región está enfrentando una inflación alta y también es el caso argentino. La revisión usualmente tendrá en cuenta la nueva realidad en todos los países", insistió Goldfajn.

Acuerdo con el FMI: mantendrán las metas fiscales y monetarias

A diferencia del índice inflacionario, el funcionario descartó que se puedan aplicar modificaciones en los objetivos macroeconómicos del programa. De esta manera, el Fondo Monetario ratificó el objetivo de reducir el déficit fiscal a 2,5% en relación al PBI para este año.

"Buscamos priorizar medidas para asegurar que los objetivos del programa sean alcanzados. (Las metas) no van a cambiar, vamos a dar apoyo (al Gobierno) para priorizar para cumplir los objetivos del programa", enfatizó Goldfajn. "Las revisiones usualmente toman en cuenta la nueva realidad en cada país", agregó.

 

 

En tanto, el funcionario evitar dar detalles de la reunión mantenida días atrás con Martín Guzmán en Washington. "En la Argentina, el nombre del juego es implementación. El programa fue aprobado y ahora tenemos que ver la implementación", cerró Goldfajn.

 

 

 

 

Ver comentarios