El proyecto de ley de reforma tributaria impulsado por el gobierno nacional ingresó este miércoles a la Cámara de Diputados con modificaciones en el impuesto a las ganancias, IVA, seguridad social, aranceles a la importación y contribuciones patronales. Según la propuesta que trascendió en el Parlamento, contiene 12 títulos y 220 páginas, y entre los principales puntos se mantiene el gravamen para las gaseosas azucaradas, los cigarrillos, así como también en las bebidas alcohólicas, con tasas que llegan a 29 por ciento.


 Asimismo, se confirmó la decisión del Gobierno de retroceder con las alícuotas al vino, el champagne y la cerveza. En tanto, la iniciativa prevé un gravamen sobre la renta financiera, con una alícuota de 5 por ciento de las ganancias obtenidas por los activos en pesos, y de 15 por ciento para las de colocaciones en dólares.


 En lo que respecta a Ganancias, se establece la creación de un impuesto de emergencia y se fija que todas las ganancias obtenidas por personas humanas o jurídicas quedan alcanzadas por una nueva tasa, de la que no se dieron precisiones. En otro orden, la cámara baja emitió este miércoles dictamen de comisión a favor de la Ley de Defensa de la Competencia en base a proyectos presentados en 2016 por Elisa Carrió y el radical Mario Negri-, con el que se busca sancionar con mayor firmeza la cartelización y las malas prácticas empresarias que afectan a la competencia.


 “Esta ley es imprescindible para la Argentina que estamos construyendo, insertada en el mundo y con una economía sana. Será una herramienta clave para luchar contra la cartelización, que es cuando entre pocos se ponen de acuerdo para dividirse los mercados o fijar precios”, dijo el jefe de radicalismo.


 En este sentido resaltó la creación de la Autoridad Nacional de la Competencia como organismo independiente, y un Tribunal de Defensa de la Competencia conformado por especialistas elegidos a través de un concurso público de antecedentes.