Por Roberto Di Sandro 
rdisandro@cronica.com.ar 

En un almuerzo en la Casa Rosada, levantaron sus copas los dos mandatarios que organizan el evento trascendental: Mauricio Macri, de Argentina, y Tabaré Vázquez, de Uruguay, y se sumó el visitante guaraní Horacio Cartes. En medio de una satisfacción total, los tres jefes de Estado comieron en un sector especial de la Casa de Gobierno, entre las 12.30 y las 14, y luego se prestaron a una conferencia de prensa en el Salón Blanco.

Macri había llegado temprano a la presidencia y recibió de inmediato a los dos mandatarios. Se sumó enseguida un visitante que había llegado horas antes a la Argentina: el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien vino a saludar a los tres gobernantes y felicitarlos por la realización del campeonato mundial.

En ese instante, Vázquez le detalló brevemente el porqué del certamen que tiene este origen: se cumplen 100 años del primer campeonato mundial de fútbol realizado en Uruguay, y que ganó el equipo charrúa, al superar al conjunto argentino por cuatro goles a dos. Precisamente, luego, en la conferencia de prensa, el presidente paraguayo Cartes se refirió al recordado momento, pero equivocó la fecha al decir que fue en 1929, corrigiéndola luego.

Los gobernantes sumaron a su mesa -además de Infantino-, a Fernando Marín, coordinador del fútbol en materia televisiva, y a Carlos MacAllister, secretario de Deportes de la Nación. El almuerzo consistió de ensalada de langostinos como entrada, y el plato principal lo constituyó un ojo de bife braseado con emulsión de papas alioli. Como postre se sirvieron panqueques de dulce de leche y miel.

Las copas se llenaron con vino Malbec, acompañado de aguas y gaseosas. Después se hizo la conferencia de prensa. Pasadas las 14 entraron los tres mandatarios al Salón Blanco, escenario de la conferencia. Hubo seis preguntas: tres argentinas y tres uruguayas. La pregunta inicial del país hermano estuvo a cargo de la hija del entrenador uruguayo, Oscar Tabárez. Cuando el jefe de estado uruguayo identificó a la dama, Macri sonrió y apuntó: “Un gran amigo nuestro y un gran entrenador”. Recordemos queTabárez fue director técnico de Boca en dos oportunidades.