Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar

Aunque con menos violencia que el jueves pasado, cuando dentro y fuera del Congreso se vivió un clima tenso por la reforma previsional, en las últimas horas siguieron los cruces entre oposición y oficialismo sobre los cambios en la forma de pagarles a los jubilados.

Más allá de la discusión, el gobierno ya tendría asegurado el quórum para tratar y aprobar la iniciativa. El apoyo de los gobernadores se logró el viernes por la tarde, cuando el gobierno comprometió una compensación para los jubilados que va de los 300 a los 750 pesos, y que saldrá por decreto.

Pablo Kosiner, peronista no K, que representa a un bloque que responde a la mayoría de los gobernadores peronistas, aseguró que el gobierno tendrá el respaldo de este sector para convertir la iniciativa en ley, cuando el lunes comience la sesión a las dos de la tarde. "Yo creo que a partir del diálogo y haber aceptado el oficialismo el planteo que nosotros veníamos sosteniendo, se allana todo, y el lunes puede haber quórum y el número para avanzar", indicó el legislador salteño.

El oficialista Luciano Laspina defendió la norma y el bono a los jubilados: "Se planteó la necesidad de algo que ya había planteado el gobierno, y que también Lilita Carrió lo había dicho, de generar un bono compensatorio para empezar a resolver esta cuestión más compleja, el paso de un sistema semestral a un sistema de movilidad trimestral".

El bono será para los que cobren menos de diez mil pesos mensuales, abarcará al 70 % de los jubilados y a todos los que perciben la Asignación Universal por Hijo.

Desde el Frente Renovador, Graciela Camaño protestó: "¿Por qué una situación que está vinculada con los jubilados la tienen que explicar o resolver con los gobernadores? El bono es por única vez y el desfasaje del empalme no lo resuelve. Es una limosna".

Martín Lousteau se mostró disconforme al señalar que "al cambiar de fórmula se omite dentro del cálculo de los haberes que les corresponde en marzo a los jubilados un trimestre entero. Entonces les estamos sacando un trimestre de ajuste".

Desde el kirchnerismo, Agustín Rossi recalcó que "el bono es un engaña pichanga para conseguir el quórum, es una farsa. Es una nueva burla para el conjunto de los jubilados y pensionados. La paradoja es que en marzo los jubilados van a cobrar más que en abril, porque después ya no habrá más compensaciones".

El peronista José Luis Gioja, en tanto, manifestó que "la población en general está en contra de estas reformas, que son meterles la mano en el bolsillo a los que menos tienen. La reforma es un capricho o una demostración de amor a los acreedores externos".