Rúben López pide por su padre y también por Maldonado.

El 18 de septiembre de 2006 también fue lunes. Rubén estaba trabajando en Martínez. A las 12.30 le sonó el teléfono. “Desapareció papá”, le dicen. Él sabía que su padre tenía que declarar contra el represor Miguel Etchecolatz. Lo que no sabía es que hoy, a once años, estaría encabezando una marcha pidiendo por la aparición de su padre, Jorge Julio López.

“Aparición con vida de Jorge Julio López, ¿Dónde está Santiago Maldonado?”. Esa es la consigna que hoy a las 16 horas reunirá a miles de personas en la Plaza Moreno (frente a la municipalidad de La Plata), desde donde marcharán al edificio de gobernación, en la Plaza San Martín. Allí se leerá un documento y se espera una serie de actividades.

“En estos largos años no hubo ningún avance judicial”, le dijo a Crónica Rubén López, hijo del albañil desaparecido en el marco de los Juicios por la Verdad. En diálogo con este medio, recordó que el día de la desaparición estaba trabajando, y que su hermano hizo la denuncia a media mañana. “A mí no me quisieron preocupar, por eso esperaron para decírmelo”, recordó.

En estos más de 4.000 días, se cotejaron más de 5 millones de registros telefónicos y se comparó el ADN de 98 cadáveres NN. “Con el gobierno anterior me junté hasta diciembre de 2015, es decir, días antes de que dejen el poder. Con éste solamente dos veces. Ambas con Avruj”, añadió Rubén López en alusión a las reuniones que tuvo con el secretario de Derechos Humanos de la Nación.

Difícil, en estos días, es hablar de Julio López sin recordar el caso de Santiago Maldonado. “Hay diferencias”, apunta Rubén, y agrega: “Es distinto el marco social y político. La carátula de mi viejo fue siempre ‘presunta desaparición forzada’. Y la de Maldonado es directamente ‘desaparición forzada’. Tiene pruebas más firmes, como por ejemplo las fotos. Lo de mi papá no hubo cámaras de seguridad que muestren algo”, disparó.

El hijo de Julio López aún tiene esperanzas de que “alguien pueda contar algo”, por eso lanzó, recientemente, una campaña en la plataforma global Change. org para pedir que continúe la búsqueda. En esa línea, aún mantiene la esperanza y más con la difusión y la presencia mediática que tiene el caso Maldonado. “Puedo hacer una salvedad, por ahí aparece uno que dice ahora voy a contar”, disparó.