En una conferencia de prensa ofrecida junto con los cotitulares de la central obrera Héctor Daer y Carlos Acuña, luego de tres horas de deliberaciones del consejo directivo, el jefe del Sindicato Personal de Dragado y Balizamiento (Dragybal) confirmó también la convocatoria a un nuevo Comité Central Confederal (CCC) para después del 20 de septiembre próximo, a fin de evaluar “la realización o no de otra huelga” nacional.

Schmid precisó que la movilización de protesta, resuelta por el plenario de secretarios generales el 28 de julio último, se realizará desde las 15 del martes próximo y precisó que a las 17 hablará un único integrante del triunvirato, aún a determinar.

"La CGT y todos sus gremios confederados marcharán hacia la Plaza de Mayo el martes en reclamo de respuestas satisfactorias a su agenda histórica. También participarán las Centrales de los Trabajadores de la Argentina (CTA) y Autónoma (CTAA), los movimientos sociales y otros sectores”, puntualizó hoy Schmid.

En ese contexto, el también jefe de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) adelantó que el triunvirato se reunirá mañana con las CTA en horario y lugar a determinar para analizar los detalles de la marcha, y señaló que también comenzará la tarea de las comisiones de organización del acto.

El dato saliente de la jornada -no exenta de ásperas discusiones entre varios integrantes del consejo directivo- fue la decisión de los llamados "independientes" (José Luis Lingeri, Gerardo Martínez y Andrés Rodríguez) y de los dirigentes de los grandes gremios de servicios ("gordos") de participar finalmente en la movilización.

Schmid atribuyó a “versiones y especulaciones periodísticas” los corrillos de los últimos días respecto de la no participación de esos sindicatos de servicios y, ante otra consulta de la prensa, también descartó de forma total “una posible ruptura de la CGT”.

Primarias Abiertas

También precisó que el consejo directivo analizó los resultados electorales de las PASO del domingo último, a la vez que rechazó “el escándalo que significó la suspensión del escrutinio bonaerense a determinada hora de la madrugada y cuando faltaba escrutar pocos sufragios”.

Daer, titular del gremio de Sanidad (ATSA), observó que la central sindical tenía y tiene “una agenda previa a las PASO, que el gobierno debería analizar y conversar para resolver los problemas de la gente”, y aceptó que el domingo hubo “polarización total”.

Schmid aseguró sobre el resultado electoral que luego de las 18 del domingo último “otra vez volvió a mandar el dinero y, la gente, continuó después de esa hora con los mismos problemas”, por lo que explicó que la agenda reivindicativa de la CGTno se resuelve con un acto electoral circunstancial” y puntualizó que “los ciudadanos argentinos no valen solo a la hora de sufragar”.

"Los actuales problemas de los trabajadores continúan luego de las PASO y proseguirán después de las legislativas de octubre también. El gobierno nacional debe abordarlos de una buena vez”, aseguró.

Domar empresarios

Ante una consulta respecto de afirmaciones del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en el sentido de que “el gobierno recibió el domingo último un espaldarazo para encarar ciertas reformas” (como la laboral, tributaria y previsional), Schmid fue contundente al expresar: “Un funcionario no puede tener otra opinión. Que piense lo que desee. La CGT continuará impulsando su agenda reivindicativa ante el Ejecutivo, el Parlamento y el sector empresario, al que el gobierno debería de una buena vez domar”.

Daer también reconoció que la central obrera participará y opinará de forma activa en “la reconstrucción del peronismo”, a la luz de su actual división y retroceso electoral, y enfatizó que “el 65 por ciento del electorado sufragó en rechazo del actual ajuste”.

El dirigente sindical también aseguró que el martes próximo “no habrá disturbios” durante la movilización hacia la Plaza de Mayo, como ocurrió en ocasión de la protesta del 7 de marzo último.

Por último, Schmid ratificó la convocatoria al Confederal para luego del 20 de septiembre próximo; no descartó que en ese encuentro se decida un nuevo paro nacional para el caso de ser necesario ante “la actual realidad económico-social” y negó que la CGT haya sido consultada respecto de los proyectos de reforma laboral, tributaria y previsional que impulsaría el gobierno.