C on un oscuro panorama respecto de la actividad laboral, una reunión entre empresarios, la CGT y el Ejecutivo empezará a delinear el futuro de los millones de trabajadores. El sector empresarial y la central obrera coinciden en "liberar" determinados rubros. "No creo que el lunes abran la puerta y salgamos todos", adelantó Miguel Acevedo, titular de la UIA.

Los números a posteriori en la economía están en rojo, es sabido. A modo de referencia, la Organización Internacional del Trabajo espera una posible pérdida de 344.000 puestos de labor. Y la "solidaridad" a la que hace referencia de manera constante Alberto Fernández abarca tanto al sector empresarial como al extenso mundo obrero. Ese espacio tripartito se sentará hoy a la mesa.

"Vamos a darle sugerencias al gobierno sobre cuáles son los sectores que deberían empezar a trabajar, después ellos decidirán", dijo ante "Crónica anunciada" (Futurock) Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina. Con una mirada algo optimista, dijo no creer que "el lunes abran la puerta y salgamos todos juntos; va a ser en forma paulatina".

"Se van a implementar turnos rotativos para evitar la aglomeración del transporte", dijo Acevedo, para quien "se va a reactivar la producción lo antes posible". El mismo espacio radial contó con la presencia de Héctor Daer, cotitular de la CGT y uno de los puentes de diálogo entre la central obrera y Alberto Fernández.

"Hay que sostener los puestos de trabajo y los ingresos. Estos son todos esfuerzos compartidos", dijo el líder de Sanidad, gremio que atraviesa un particular conflicto. A través de un comunicado, el sindicato pidió "a las autoridades nacionales la incorporación del Covid-19 al listado de enfermedades profesionales inculpables para todos los trabajadores de la salud. Cuidemos a quienes nos cuidan".

"La cuarentena va a seguir para muchos sectores, pero tenemos que ir habilitando actividades. Vamos a generar turnos rotativos para buscar una fragmentación de los horarios laborales, y así evitar la propagación del virus", dijo Daer, quien destacó que el sindicato de Mecánicos (Ricardo Pignanelli) "logró que no se perdiesen puestos de trabajo a cambio del 75 por ciento del salario en las plantas que están paradas".