Para la Corte Suprema, el fallo de la Cámara Nacional Electoral que impugnó la candidatura a senador nacional por La Rioja del ex presidente Carlos Menem contiene “graves defectos jurídicos”. El Máximo Tribunal dejó en suspenso la habilitación y le ordenó a la Cámara que emita un nuevo dictamen, antes del vencimiento del plazo para la habilitación de listas.

Sin emitir opinión sobre su habilitación como candidato, entendió por unanimidad que la sentencia de la Cámara Electoral contenía “graves defectos jurídicos” que hacían imposible mantenerla, y se basó para ello en “una histórica tradición de precedentes que obligan a descalificar sentencias por arbitrariedad”. Tampoco los jueces de la Corte examinaron la denominada “preclusión”, es decir, si había vencido el plazo para la impugnación, cuestión que ha sido muy importante en la jurisprudencia del Alto Tribunal para dar seguridad jurídica.

Por último, la Corte señaló que, conforme al expediente remitido por la Cámara de Casación Penal, quedó claro que Menem había sido absuelto por el tribunal oral y luego condenado por la Cámara de Casación Penal. El nuevo pronunciamiento resuelve los cuestionamientos no atendidos en su anterior sentencia y acatar el cronograma electoral vigente.