La deuda externa bruta alcanzó a fines del año pasado los US$ 277.648 millones, apenas 0,1% por debajo de los US$ 277.921 millones de finales del 2018, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo informó este jueves el resultado de la Balanza de Pagos, que reúne todos los movimientos de mercancías, bienes y servicios con el exterior, el cual dejó un déficit de US$ 3.462 millones al cierre del 2019, lo que marcó un fuerte recorte respecto a los US$ 28.003 millones de finales del 2018.

La deuda externa bruta creció de los US$ 157.792 millones, a US$ 192.462 en el 2016 entre otras cosas por el pago, vía emisión de nuevos títulos, de los acreedores que no habían entrado en los canjes del 2005 y 2010 y que obtuvieron fallos favorables en los tribunales de los Estados Unidos en los juicios contra el Estado argentino.


De esos US$ 192.462 millones de finales del 2016, la deuda escaló 21% en el 2017 para pasar a US$ 232.952 millones en el 2017, y desde ahí creció otro 19% para llegar a los US$ 277.921 millones a finales del 2018.

De esta manera, entre finales del 2015 y el cierre del año pasado, la deuda externa bruta creció 76%, según los datos del Indec.

La publicación del Twitter del Indec. 


Es en este marco en el que el Gobierno busca reestructurar el pago de US$ 68.843 millones de deuda en títulos emitidos bajo legislación extranjera, en manos de tenedores privados, y renegociar otros US$ 44.000 millones de deuda que mantiene con el Fondo Monetario Internacional ( FMI).