Por Alejandra Gallo

A propósito del #8M se conocieron varios informes económicos sobre la situación de las mujeres en el mercado laboral. Uno de ellos realizado por Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) reveló que el 36% de los hogares argentinos tienen a una mujer como principal sostén económico pero si se mira esa situación en los de menores ingresos, el 55% de los más vulnerables son sostenidos por mujeres que trabajan.

Es decir, que casi 6 de cada 10 hogares pobres en el país son timoneados por mujeres que hacen malabares para llegar a fin de mes, darle de comer a sus hijos y preservar su trabajo.

En los rankings internacionales que miden igualdad de oportunidades de género, en lo único que la Argentina logró avanzar en la última década fue en reducir la brecha salarial para los cargos medios de alta calificación entre hombres y mujeres casi desapareció.

Attenti: sólo en ese caso! Sobre el total de los puestos laborales en 2019 la brecha salarial y de ingresos arrojó que ellos reciben un 26% más que ellas.

Las estadísticas hablan de una desigualdad estructural que afecta más a las que menos tienen y están a cargo de sus familias. La creencia cultural de que los cuidados de niños y adultos mayores así como las tareas domésticas les corresponde a las mujeres o recaen mayoritariamente sobre ellas.

De acuerdo con un estudio del Observatorio de Género del CEPA, la principal causa de desigualdad salarial radica en que las mujeres tienen menos tiempo disponible para trabajar porque deben atender las tareas del hogar.

La tasa de actividad, de acuerdo con lNDEC, es del 70,2% en hombres y de 49,2% en mujeres. Según el mismo observatorio, la contrapartida es que "las mujeres realizan mayor cantidad de trabajo no remunerado al interior de la casa, las mueres le dedican, en promedio, 46 horas semanales mientras que los varones, sólo 17 horas".

También desde IDEA (Instituto de Desarrollo Empresarial Argentina) en una publicación reciente se advirtió que a medida que las mujeres se acercan a las cimas de las pirámides jerárquicas su participación desciende al 31,6% de los puestos de dirección y equivale sólo del 29% en todas las jefaturas.

El denominado “techo de cristal” afecta a las mujeres en el acceso a puestos de conducción donde, de hecho, se toman las decisiones que podrían cambiar las cosas. Ahí también queda mucho por hacer.

Mujeres y acceso al crédito: otra deuda de género

La economista Eva Sacco, consultada por Crónica, sobre las dificultades de las mujeres por las brechas salariales entre mujeres y varones, contó que uno de una de las tantas dificultades es el acceso al crédito por parte del género femenino.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos