fgolender@cronica.com.ar 
@flopa01 


En el peor año inflacionario desde 1991, el aumento de los precios fue del 47,6% promedio, pero el de los combustibles estuvo muy por encima de la línea general y llegó hasta casi el 70% de incremento. La nafta súper, que en enero de 2018 valía $23,57 el litro, hoy pasa los $37 y se prepara para otro retoque que empezaría a regir esta semana y significaría un alza del 3% al 5%.

La presión sobre el precio local de los combustibles, desregulado en octubre de 2017, responde al movimiento que hizo el dólar en los últimos días, al incremento del barril del petróleo Brent del 8% desde que arrancó febrero y a un nivel de inflación que no parece detener su marcha (se estima que este mes el Indec publicará un número superior al de enero, que fue de 2,9%).

"El crudo Brent el 5 de febrero estaba el US$62,70 y ahora está en US$66,20, y el dólar, que estaba en $38,10, ahora está cerca de $40 y eso hace que sea un 6% más ambos", explicó esta semana el vocero de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos, Gabriel Bornoroni, a Radio La Red.

Por su parte, la inflación importa porque impacta en el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC) y se actualiza por trimestre (marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año).

"Esos tres elementos potencian una suba", evaluó Bornoroni. "Se habla de un 5%, pero no es oficial. Si sumamos aumento de impuestos, dólares y crudo Brent, se llegaría a ese porcentaje y la nafta súper pasaría a $39,50 por litro", sostuvo.

"Si baja un poco el dólar y el Brent, posiblemente el aumento sea del 1,5%, que solo impacte el impuesto", calculó.

El dólar finalmente cerró la semana a $40,21 luego de que el Banco Central volviera a convalidar una tasa más alta para le pago de Leliq, un conocido sacrificio que impacta negativamente sobre la actividad económica.

El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la Argentina (CECHA), Carlos Gold, consideró "inevitable" que el litro de súper llegue a $40 en marzo. Y coincidió en los factores determinantes que empujan la suba, aunque aclaró que "si se mantienen ambas variables (precio del crudo y del dólar) con los valores actuales, también incidirán en los precios".

Actualmente, el litro de nafta súper se vende a $37,62 en las estaciones de servicio de YPF de la Ciudad de Buenos Aires, apenas por encima en Axion y a $38,52 en Raizen (que opera la marca Shell).

A su vez, la Infinia cuesta $43,40 en YPF y la V-Power de Shell, $44,43. Si el aumento que se defina en marzo alcanza el 5%, la súper pasará a costar $39,50 en YPF y $40,44 en las estaciones Shell.

En el caso del gasoil, se iría de $35,18 a $36,9 el común, y el Infinia Diesel, de los $41,18 actuales a $43,20 mientras que en el caso de Raizen, el gasoil comun cuesta $36,79 y el V-Power Diesel, $42,82. Cuánta más alejada esté la estación de Capital Federal, el precio se encarece más.

Por lo tanto, llenar un tanque de 50 litros con nafta súper hoy sale $1.881, que escalaría a casi $2.000. Con gasoil, el total a pagar sería de $1.845.

A pesar de la merma de consumo, en 2018 "la facturación total de las estaciones de servicio se incrementó un 52% en comparación con 2017, con un aumento real, descontando inflación, del 12,9%", según lo indicó un estudio de la consultora Economic Trends para Fecac.

CUATRO MOTIVOS

-Precio del petróleo
Sigue la tendencia al alza del crudo Brent, que el último 5 de febrero costaba US$62,70 el barril y ahora está en US$66,20.

-Dólar volátil
El movimiento que hizo la divisa en los últimos días impacta en el precio de los combustibles y empuja los costos de toda la cadena productiva. Arrancó febrero apenas pasando los $38 y el último viernes cerró a $40,21.

-Inflación e impuestos
El índice de precios del Indec impacta en el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC) que se actualiza por trimestre. Entre octubre y diciembre hubo 11,3% de inflación, solo por este dato el litro de nafta se encarece 0,91 y el gasoil 0,57.

-Liberado
En octubre de 2017, el gobierno liberó los precios del combustible, que hasta entonces se acordaban trimestralmente entre todas las partes del sector petrolero.