La Plaza de Mayo fue escenario del acto organizado por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad para conmemorar el Día del Trabajador. Al igual que en sus anteriores manifestaciones, el acuerdo firmado por el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se llevó gran parte de las críticas de sus dirigentes.

Los cuestionamientos también fueron dirigidos al diputado liberal Javier Milei, al mismo tiempo que este espacio se ofreció como alternativa política ante “el agotamiento del peronismo y el kirchnerismo”.

La diputada nacional, Romina Del Plá, definió a la administración de Alberto Fernández como “un Gobierno ajustador y antipopular”.

Luego sostuvo: “Al pacto de ajuste con el FMI hay que responderle con la puesta en pie de una alternativa política de los trabajadores completamente independiente y que abra un curso a la quiebra nacional.”

Los máximos referentes de la izquierda se hicieron presentes en el acto ( Crónica/ Pablo Villán).

En la misma línea se manifestó el legislador porteño Gabriel Solano, tras advertir que “el empobrecimiento del país adquirió proporciones escandalosas e inadmisibles”. Ante ese escenario, el dirigente exclamó que el Ejecutivo “aplica el ajuste del FMI”.

“Evitemos que la crisis del régimen la canalice este pescador a río revuelto que es Javier Milei y su derecha fascistizante” agregó el dirigente de izquierda.

También consideró necesario  "poner un pie un nuevo movimiento popular bajo banderas socialistas, ante el fracaso y el agotamiento evidente del peronismo”.

“El gobierno que dijo que venía a enfrentar a la derecha nos ató con sus políticas al FMI”, aseguró la diputada nacional Myriam Bregman.

 

Entre los principales oradores del acto, la diputada bonaerense Graciela Calderón opinó que “el kirchnerismo quiere diferenciarse y sale a criticar a Martín Guzmán, pero es parte del doble discurso para despegarse”.

Nicolás del Caño eligió un discurso con apelaciones internacionales y afirmó que “hay liberfachos que dicen Vladimir Putin (el presidente ruso) es comunista”.

En tanto, Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero y referente de los movimientos sociales opositores al Ejecutivo, afirmó:

El hambre no da tregua y las medidas del gobierno de los Fernández no son ni una aspirina contra la crisis que están descargando en nuestras espaldas: por aumento del salario y jubilación mínima, por trabajo genuino, por aumento de los ingresos de los desocupados y de los salarios acorde a la inflación, por la apertura de los programas sociales”.

Ver comentarios