Por Florencia Golender
@flopa01

Los efectos de la devaluación del 105% de la moneda nacional en 2018 resultaron en un crecimiento de 8 puntos porcentuales de la pobreza. Según el Indec, el nivel en el primer semestre de este año llegó al 35,4% de la población y en esa cifra aún no impacta la caída del peso frente al dólar en agosto último que, según estiman los expertos, podría empujar aún más el índice en diciembre. Es el peor resultado de los últimos 17 años (post crisis 2001) y afecta a 16 millones de argentinos.

El Indec compara el nivel de ingreso con la canasta básica de alimentos y la canasta básica total para medir el nivel de pobreza. El impacto de la crisis financiera y cambiaria afectó notablemente la capacidad de compra de los argentinos y el ente estadístico oficial sigue evidenciando las consecuencias. El mismo período del año pasado dio 27,3%.

Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) explicaron que “es importante aclarar que estos datos son previos a la devaluación de agosto y, por lo tanto, constituyen el “piso” de la crisis post elecciones primarias”.

En tanto, el nivel de indigencia aumentó a 7,7% desde el 4,9% anterior de finales de 2017, informó el organismo. Estos niveles registrados en el primer semestre del año estuvieron incluso por sobre los del segundo semestre de 2018, cuando el nivel de pobreza ya alcanzaba a 32% de las personas y el de la indigencia a 6,7%.

Con una población estimada en 45 millones de habitantes, la pobreza estaría afectando a 15,9 millones, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de indigentes.

El analista económico Damián Di Pace subrayó a su vez que “los datos de pobreza que hoy vemos corresponden al primer semestre, por lo tanto, es probable que en este segundo semestre tengamos un dato más duro”.

“El motivo principal -continuó- es que la pérdida de poder adquisitivo no se dio solamente en el asalariado registrado público y privado sino también en los trabajos informales donde el desplome del ingreso es más notorio y las consecuencias son mayores”. El director de Focus Market argumentó: “Después de agosto, los aumentos interanuales en diferentes rubros de consumo superaron la proyección de inflación para todo el año. Por ejemplo, 62% en alimentos, 44% en bebidas, 67% en artículos de cuidado personal y 61% en limpieza; todos de consumo básico en un familia”.

El Indec mide la pobreza a partir de la posibilidad que tiene una persona o un núcleo familiar de adquirir la cantidad mínima de alimentos, indumentaria y servicios que integran la Canasta Básica Total (CBT).

Esta canasta, para una pareja con dos hijos de 6 y 8 años, alcanzó a junio a $31.148,41 58,3% más que en igual mes de 2018.

En cuanto a la indigencia, se fija por la cantidad mínima de comida que requiere una persona o una familia para subsistir, y a junio pasado estaba en $12.409,72 con un aumento de 53,5% internual.

En tanto, el Índice de Salarios, sean estos registrados o no, indicativo del poder de compra de los trabajadores para adquirir esa Canasta, aumentó 36,4% interanual.

Este incremento en el índice de pobreza e indigencia se dio en el contexto de un año en el que la economía cayó 2,5%, la desocupación subió a 10,6% desde el 9,1% y la inflación alcanzó a 55,8%, según los datos del propio Indec.

Entre las ciudades con mayor nivel de pobreza se encuentran Concordia, con 52,9%; Resistencia, 46,9%; Santiago del Estero, 44,8%; Salta y Corrientes, 41%; Formosa, Tucumán y Catamarca, 40%; y Posadas y el Gran Buenos Aires, 39,8%, entre otras.

Esta cifra del 35,4% es la más alta del gobierno del presidente Mauricio Macri, quien asumió a fines de 2015 con una pobreza de 29%, según las mediciones alternativas, como la que hacía la Universidad Católica Argentina.

Desde CEPA hicieron hincapié en que “la metodología por ingresos constituye una manera de medir la evolución de la pobreza y la indigencia que no da cuenta cabalmente de las privaciones materiales de los hogares”.

“De incluirse en la ecuación cuestiones indispensables como, por ejemplo, el costo de los alquileres, remedios (principalmente en el caso de los jubilados), pañales y alimentos específicos en los hogares con bebés; sin dudas el indicador arrojaría resultados aún más preocupantes”, aclararon.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos