El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, expresó su pésame por la muerte de Lucas González, el chico de 17 años que fue baleado en Barracas por agentes de la Policía de la Ciudad.

"La muerte de Lucas es una pérdida irreparable y me siento profundamente dolido. Les hago llegar mi más sentido pésame a sus padres, familia y amigos", manifestó Larreta en una publicación en Twitter.

El alcalde también dijo que "seremos inflexibles con los policías que actúen fuera de la ley" y anunció la apertura de un sumario administrativo para deslindar las responsabilidades de los agentes que participaron en el procedimiento. "Hemos separado de sus cargos a los tres involucrados en el hecho", aseguró.

Según informó el gobierno porteño, los policías que persiguieron al VW Suran en el que viajaban los cuatro chicos y que abrieron fuego, provocando la muerte de Lucas, fueron el oficial José Nievas, el inspector Gabriel Isassi y el oficial mayor Fabián López. De acuerdo a los testimonios, los tres viajaban en un Nissan Tiida sin identificación de la fuerza que integran.

El ministro de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro, informó en una conferencia de prensa realizada este jueves por la tarde que "separamos a los policías y estamos a disposición de la Justicia". También anunció que las pericias para determinar lo sucedido serán realizadas por la Policía Federal.