Por Francisco Nutti
@FranNutti

¿Cuánto cuesta equiparse para combatir el frío? es la pregunta que hoy en día se hacen miles de argentinos. Referentes del sector señalaron a “Crónica” que por una suma de entre $5.000 y $12.000 es posible adquirir una vestimenta completa para el invierno.

Cuidarse de las bajas temperaturas en plena segunda ola de coronavirus resulta primordial para evitar cuadros gripales y ayudar a descomprimir el sistema sanitario. Sin embargo, invertir en indumentaria de abrigo puede provocar un verdadero dolor de bolsillo.

Se esperan buenas ventas antes de la llegada del invierno. (Rubén Paredes)

"No tenemos expectativas, sino la necesidad de subsistir. El año pasado fue muy difícil, entonces ahora debemos trabajar para salir adelante y también para que el cliente tenga ofertas, buen precio y financiación", indicó en diálogo con este medio el presidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba), Fabián Castillo, quien destacó que en el promedio de la venta, se está comercializando más en un pago que en varios "porque al no tener previsibilidad, nadie se mete en cuotas a largo plazo".

Conforme a un relevamiento realizado por "Crónica" en diferentes locales de la Capital Federal, una campera "inflable" de esas que se usan para los días de mucho frío se puede encontrar desde los $3.500 hasta los $29.000. Los pantalones varían desde los $2.900 a los $12.900, mientras que un pullover puede cotizar entre los $2.500 y los $9.800.

Gorros y bufandas

Los gorros de lana y las bufandas llegan a $400 y un montgomery alcanza los $11.000. Las camisetas mangas largas oscilan en $5.000 y los buzos se consiguen desde los $2.500.

Según Castillo, muchos clientes suelen concurrir a los centros comerciales barriales y de proximidad para encontrar el mejor precio, mientras que otros eligen los outlets. Como dato de color, explicó que "como ahora se trabaja bastante en forma remota, se incrementó la venta de pantuflas y los joggings".

Los locales de ropa permanecieron cerrados gran parte del año pasado. (Rubén Paredes)

Para Camilo Alan, dirigente de la Federación de Comercios de Buenos Aires y dueño de locales de ropa, "los comerciantes estamos transitando por un momento difícil porque lo que ocurre, además de la pandemia, es que la gente no tiene plata". En ese sentido, reconoció que "se está vendiendo poco" y que "hay días donde no se factura nada".

"Buscan mucho el precio, entran, miran y se van. Nosotros a comparación de los shoppings vendemos mucho más barato, pero aun así la tenemos complicada", afirmó.

De acuerdo con su testimonio, la falta de turistas también es un gran problema. "La ausencia del turismo nos mató. Antes venían y compraban porque les salía dos mangos. Pero hoy, con las restricciones, Florida tocó fondo, lo mismo avenida Corrientes. Si siguen matando a las pymes, que somos los generadores de empleo, va a haber más pobreza", concluyó.

En efectivo, 10% menos

Alberto Cohen, responsable de un local de indumentaria del barrio porteño de Caballito, expresó: "Si me traen efectivo, hago el 10% de descuento en todo. Tengo promociones de prendas que me han quedado del año pasado, y hasta un jean a $1.500, que de costo no sale menos de $3.500. Lo que pasa es que necesito sacar mercadería y juntar al menos un poco de dinero".

"Con respecto a este invierno, hasta que no vino el frío, no la vimos ni cuadrada", dijo y agregó: "El 90% de los clientes que me compran pagan con tarjeta. En una cuota o en seis".

Si bien los comercios ya pueden trabajar con total normalidad, es indispensable que cuenten con todos los protocolos para evitar contagios. "Acá hay alcohol en gel por todos lados", finalizó Cohen, consultado sobre las medidas sanitarias que utiliza para poder trabajar.

Expectativa

La Fundación Pro Tejer realizó una encuesta cualitativa a empresas de la cadena textil y confección para conocer cómo fue su evolución durante 2020 y cuáles son sus perspectivas para 2021.

En este marco, la mayoría de las compañías coincidieron en que si bien 2020 fue un año duro para el sector producto de las consecuencias de la pandemia, las expectativas de la cadena sobre la dinámica de 2021 resultan positivas.

De las empresas encuestadas, el 83,3% estimó que sus ventas se incrementarán durante el 2021. Asimismo, el 32% manifestó que logrará exportar mientras que el 66,7% considera que incrementará sus ventas al exterior.

Por último, el estudio resaltó que el 56% de las empresas coinciden en que ampliarán su capacidad instalada permitiendo mayores volúmenes de producción mientras que el 91% de las firmas planea mantener o ampliar el empleo durante 2021.