"A este gobierno le es muy difícil que puedan traer soluciones, son un instrumento del poder, porque se han entregado al FMI. No es un co-gobierno, es un gobierno del Fondo". Hugo Moyano disparó munición gruesa contra el oficialismo en el día del tercer paro general al gobierno de Mauricio Macri.

El dirigente Camionero y ex hombre fuerte de la CGT continuó la línea discursiva que eligió a fines del año pasado y se mostró aún más duro que los dirigentes que convocaron a la medida de fuerza. "Esperemos a ver qué hace la CGT; ellos hablan de diálogo, pero ¿para qué? ¿para llegar a la situación en la que estamos hoy? Es una tomada de pelo; espero que la CGT no caiga nuevamente en esa situación, sino todos los esfuerzos y sacrificios que se hacen para una medida importante no van a servir para nada", aseguró además, cuestionando lo que sería el próximo paso del triunvirato, que espera un llamado del ministro Jorge Triaca para volver a la mesa de negociaciones.

En diálogo con Radio 10, Hugo aseguró que hay gravedad en los temas que se plantearon en el paro: "son preocupantes porque se trata de la salud de los niños, de los ancianos, de la gente que no tiene trabajo, atenta contra la vida de la gente, y en esto el Gobierno se hace el distraído porque sus funcionarios nunca pasaron necesidades".
 

Tomar nota

En la misma línea estuvo Pablo Moyano, quien reclamó que "el gobierno tome nota de la contundencia del reclamo y empiece a devolverle a los trabajadores todo lo que les sacó".

Para el dirigente más combativo del gremialismo, las críticas de los funcionarios al paro no tienen sentido porque "hasta la iglesia les hizo fuertes críticas: que subió la pobreza, que el ajuste cae sobre los trabajadores...", y reclamó que "en vez de criticar deberían escuchar esos reclamos y dar soluciones a la gente".