Por Luciano Bugner
@lucianobugner

Alberto Fernández lo subraya reiteradamente: hay que volver a encender la economía. Lo difícil de ello es el cómo. Y la CGT así lo entiende. La central obrera aceptará aplazar las paritarias -muchas de las negociaciones tienen cláusula de revisión en los próximos meses- en tanto se genere un incremento suficiente en forma de monto fijo. El acuerdo tácito tiene el visto bueno del futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

"Al contrario del modelo de ajuste permanente, el consumo interno estará en el centro de nuestra estrategia de expansión". Esas fueron algunas de las palabras de Néstor Kirchner en su asunción, el 25 de mayo de 2003. La misma línea seguirá Alberto Fernández, quien asumirá en Balcarce 50 el próximo martes. Los economistas coinciden en que para activar el consumo interno hay que poner plata en el bolsillo de la gente, "algo que en Argentina se llama peronismo", reitera Axel Kicillof.

Pero la situación, sobre todo en materia económica, no es la mejor, y los números los demuestran de sobra. Es por eso que la CGT, pilar fundamental en el armado del Frente de Todos, aceptará aplazar las negociaciones paritarias a cambio de montos fijos priorizando, primeramente, los sectores más golpeados.

"Tanto el Ejecutivo como los trabajadores necesitamos un oxígeno", confiaron desde la central obrera. Ese alivio estará en manos de Claudio Moroni, futuro ministro de Trabajo y de buen diálogo con los dirigentes sindicales (a modo de ejemplo, hoy estuvo presente en la presentación del moyanista Pablo Flores de Aefip).

Una de las primeras medidas será la convocatoria a empresarios y gremios para detallar el acuerdo económico y social, y fijar una equidad entre la suba de salarios y el aumento de los precios.

Sin embargo, las cámaras empresarias marcan la cancha, tal como lo hizo la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas. "Pagar una suma extra a fin de año, hoy, es imposible", señalaron desde la entidad, en claro mensaje a Camioneros, gremio que tiene su paritaria anual abierta. Y que el jueves 12 volverá a Trabajo para reclamar el clásico bono de fin de año.

Claudio Moroni y Héctor Daer se cruzaron el 17 de noviembre en el Día de la Militancia (Hernán Nersesian/Diario Crónica)

La UIA también envió su mensaje para el próximo gobierno, señalando que "para el empleador, si el monto fijo es de $10.000 (a modo de ejemplo) significa aún más porque pone plata para las cargas sociales y aportes", confiaron desde los pasillos de la Unión Industrial Argentina.

Quienes también buscan tener claro el panorama son los trabajadores estatales. Cabe destacar que UPCN tiene acordado un 5% de aumento en enero y el mismo número en febrero, para luego sentarse a discutir la cláusula de revisión. "No vamos a exigirle a Alberto un bono navideño ni de fin de año porque sabemos que la situación es muy difícil", dijo, días atrás, Andrés Rodríguez, titular de los estatales.

La voz de los economistas

En diálogo con Crónica, el economista y politólogo, Hernán Herrera, resaltó la "dificultad para exigir un aumento en las pymes y empresas perjudicadas", aunque el cómo pidió "discutirlo en el consejo económico y social con todos los actores". "El impacto sería de beneficio para los sectores beneficiarios, para los trabajadores que necesitan urgente una recomposición porque están muy ajustados", dijo Herrera, "aunque sea alguna suma fija y posponiendo una discusión más importante para adelante".

Federico Cagnani -economista de la Universidad de Avellaneda- dijo que "la suma fija tiene de positivo una recomposición del poder adquisitivo de los salarios más bajos". Esto, para los sectores más golpeados, sería "más fácil combatir el tema de la inflación y recuperar algunos puntos del salario real. Si los más bajos son los que mejor se recuperan, el efecto en la demanda agregada se vuelcan al consumo y esto reactiva la economía", añadió.

Para Martín Kalos, economista y jefe de Elypsis, "podés tener cierto margen para hacer una inyección de dinero por única vez, moderada, pero no para aumentar el gasto en forma permanente".

Según el especialista, "es la necesidad fiscal la que te obliga a pensar en paliativos puntuales a la perdida de poder adquisitivo antes que una recuperación definitiva sostenida y motorizada desde una definición del Poder Ejecutivo Nacional".

Ver más productos

Santa Roselina, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Roselina

El presidente Alberto Fernández se quedó "frío" con la decisión del funcionario.

La primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos