El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne.

Los siguientes son los lineamientos de la Reforma Tributaria propuesta por el gobierno nacional:

- Reducir en un plazo de cuatro años la alícuota del impuesto a las ganancias de 35% a 25% para ganancias que no se distribuyan.

 - Un régimen de devolución acelerada de saldos de IVA para inversiones de largo plazo que subsane la distorsión que actualmente genera el impuesto.

 - Implementación gradual (en cinco años) de un Mínimo no Imponible (MNI) para contribuciones patronales, con el cual los primeros $12.000 de remuneración bruta no pagarían estas contribuciones.

 - Aumentar gradualmente hasta 100% el porcentaje del ICDB (incentivos a la concentración geográfica) que pueda pagarse a cuenta de ganancias. Se trabaja en acuerdos con las provincias para que reduzcan gradualmente las alícuotas de los impuestos a los ingresos brutos y a los sellos.

 - Gravar la mayor parte de las rentas financieras actualmente exentas, con tasas del 15% para las colocaciones en UVA/CER/moneda extranjera y 5% para las colocaciones en pesos, con un mínimo no imponible para preservar a los pequeños ahorristas.

 - Eliminación del impuesto a la transferencia de inmuebles (ITI) e introducción de un impuesto a la ganancia de capital realizada con la venta de inmuebles no destinados a casa-habitación.

 - Reducir los impuestos que gravan productos electrónicos, que hace tiempo dejaron de ser artículos de lujo y se utilizan en casi todas las actividades productivas.

 - Reducir los impuestos para los vehículos de gama media y aumentarlos para los de alta gama.

 - Desincentivar el consumo de productos perjudiciales para la salud a través del aumento de impuestos a las bebidas alcohólicas y bebidas con azúcar agregado.

 - Modificación del impuesto a los combustibles para que este dependa de la cantidad de dióxido de carbono emitido. El impuesto afectará al principio a combustibles líquidos y de 2020 en adelante se aplicará también sobre gas natural, GLP y carbón.

Fuente: DyN