El ministro de Finanzas, Luis Caputo, aseguró el viernes que la Argentina "no tiene ningún problema desde el punto de vista del financiamiento", como consecuencia de la devaluación del peso de los últimos días, y agregó que se trató de "un movimiento que no nos tomó por sorpresa, y estábamos preparados para resolverlo sin inconvenientes".

En conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda previa al inicio de operaciones en el mercado, junto con su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, Caputo destacó que en el primer trimestre se cubrió el 75% del programa financiero, "y con la reducción del déficit fiscal y el nuevo nivel del dólar, el porcentaje llega a 80-85%".

El ministro defendió la política de tipo de cambio flexible, que "nos permite absorber estos shocks", ya que el Banco Central compró miles de millones de dólares y "este movimiento le permitió decidir vender ahora algunas de esas reservas", con el correspondiente superávit cuasi fiscal. 

Caputo afirmó que su cartera trabaja "para que el costo de endeudamiento sea lo más bajo posible, tanto para el país como para las provincias y las empresas".

También remarcó que "si la tasa a la que nos financiamos sube de 4,2% a 5% (en dólares), no va a representar un problema".

"Nos hemos financiado en los últimos 20 años a tasas de dos dígitos", mientras en el último bienio se obtuvieron "las tasas más bajas de la historia, y en el último año promediaron un 4,2% en dólares, un tercio de los niveles anteriores", resaltó Caputo.

Mencionó luego a la última de licitación del Programa de Participación Público Privada (PPP), hace 10 días, como muestra de que "seguimos financiándonos a las tasas más bajas de nuestra historia". 

"Aún cuando la suba de tasas externas viene de los últimos tres meses -señaló el ministro- hubo un interés fenomenal, tanto local como internacional, con 32 ofertas para seis corredores viales, lo que implicará una inversión adicional en infraestructura de un punto del producto por año".

Caputo confió en que se pueda obtener "cada vez más financiamiento interno", y ratificó que "este año no vamos a volver a salir al mercado internacional de dólares y euros, y trataremos de cumplir el resto del programa con emisiones internas". 

"Esperamos que el Congreso trabaje también para desarrollar el mercado de capitales, porque es crédito no sólo para el gobierno sino para las Pymes y la gente", acotó. 

En cuanto a las perspectivas para 2019, el ministro de Finanzas anticipó que "las necesidades financieras van a ser menores por la reducción del déficit, y también porque la ingeniería detrás del programa de PPP implica que el financiamiento de los privados por los primeros tres años converge como préstamo al gobierno".

"Las necesidades de ir al mercado el año que viene van a ser significativamente inferiores: desde los US$ 30.000 millones previstos, por la reducción de la meta de déficit fiscal y la variación del tipo de cambio promedio, que en nuestros cálculos era de $ 19,3 y va a ser más alto, las necesidades van a estar más cercanas a US$ 25.000 millones", proyectó Caputo.